Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una diva que vive bajo un puente

Javier Díaz Plaza

Whatsapp
Roberto G. Alonso se pone en la piel de una mujer madurita.

Roberto G. Alonso se pone en la piel de una mujer madurita.

La compañía barcelonesa Roberto G. Alonso retrata la sociedad actual a través de una mujer desahuciada anímica y económicamente que vive debajo de un puente. A mí no me escribió Tennessee Williams (porque no me conocía) es una pieza con dramaturgia de Marc Rosich, que hace incursiones en la danza, el teatro de gesto, el texto clásico, el playback, la canción en directo y la performance, buscando la proximidad con el público en un escenario no convencional.

Roberto G. Alonso se pone en la piel de esta mujer madura con un gusto especial por la hipérbole sentimental que intenta emular la desmesura de las heroínas de Tennessee Williams o de las divas de la canción. Vive en la intemperie después de haber sido desahuciada de su casa por el banco. Sólo se ha llevado consigo algunos de los vestidos de su fornido armario, que en su día arrastró hasta el puente con el carrito de la compra que tomó prestado la última vez que visitó un supermercado.

A lo largo de la función, la protagonista está acompañada de un hilo musical emocional que mezcla hits del pop underground español de los 80, con divas de la canción popular como Sara Montiel o Mari Trini y canciones de la mexicana Chavela Vargas o la banda inglesa de rock Muse. También regala alguna cita esporádica de sus referentes, de la novela Memorias de África, lo peor de Shakespeare o la más sensible deEl caballero de la rosa de Strauss. Y, por supuesto, de su admirado Tennessee Williams.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También