Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Una historia de éxito en Audi: 8 millones de coches con tracción quattro

La marca de los cuatro aros celebra un hito especial en una ocasión propicia también para esta época del año: la salida de la línea de producción en la nueva planta de San José Chiapa de la unidad 8 millones de un modelo Audi equipado con tracción quattro.

Redacción

Whatsapp
Una tecnología que, incluso sobre hielo o nieve, aporta seguridad y placer de conducción.

Una tecnología que, incluso sobre hielo o nieve, aporta seguridad y placer de conducción.

El vehículo con el que se ha alcanzado este importante registro es

un Audi Q5 2.0 TFSI quattro de color rojo granate.

La tecnología quattro hizo su debut en 1980, y actualmente está disponible en más de 100

versiones distintas dentro de la gama Audi. El sistema quattro de tracción total es de serie

en el Audi Q7, el Audi A4 allroad quattro, el Audi A6 allroad quattro, el Audi A8, el Audi R8 y

en todos los modelos de las series S y RS; y está disponible como una opción para todo el

resto modelos de la gama Audi. En 2015, el 44 por ciento de todos los clientes Audi en el

mundo eligió versiones equipadas con tracción quattro. El Audi Q5 encabezaba la lista con

cerca de 262.000 unidades. Los modelos quattro generan una demanda particularmente

fuerte en los Estados Unidos, Canadá, Rusia y también en los mercados de Oriente Medio.

Audi ofrece la tracción quattro en diferentes versiones adaptadas a cada modelo de la gama.

Para las series de modelos compactos con motores dispuestos en posición transversal, se

utiliza un embrague hidráulico multidisco controlado electrónicamente en el eje posterior.

En el deportivo R8 de motor central, el embrague multidisco está situado en el eje

delantero. En función de las condiciones reales de conducción en cada momento, estos

sistemas activos distribuyen el par de forma variable entre ambos ejes.

El diferencial central autoblocante utilizado en muchos de los modelos Audi con motor

delantero dispuesto longitudinalmente es un engranaje planetario puramente mecánico.

Normalmente, reparte el par enviado a las ruedas delanteras y traseras en una proporción

del 40:60 por ciento, respectivamente.

El diferencial deportivo está disponible en el eje trasero para algunas versiones tope de

gama. Distribuye activamente el par entre las ruedas traseras mediante dos unidades

superpuestas, cada una de ellas dotada de un embrague multidisco electrohidráulico. En

casos extremos, casi todo el par puede enviarse a una misma rueda; en realidad, el sistema

prácticamente empuja el coche hacia el interior de la curva, eliminando así cualquier

posibilidad de subviraje.

Último desarrollo: quattro con tecnología ultra

La última evolución es el sistema de tracción quattro con tecnología ultra, desarrollada para

modelos con el motor dispuesto longitudinalmente. Aquí, un embrague multidisco

controlado activamente al final de la transmisión distribuye el par de forma variable entre

los ejes cuando funciona en modo de tracción total. Un segundo mecanismo situado en el

diferencial del eje trasero puede desacoplar la conexión a las ruedas de este eje. Ambos

embragues permanecen abiertos en aquellas situaciones de conducción en las que la

tracción total no ofrece ninguna ventaja. De esta manera, los componentes del tren trasero

no intervienen, reduciendo las pérdidas por arrastre. La unidad de control del sistema utiliza

múltiples datos para crear un modelo predictivo del estado del vehículo que se anticipa a la

situación de conducción en aproximadamente medio segundo. Si el sistema detecta, por

ejemplo, que la rueda interior está próxima a perder agarre, cambia de forma predictiva al

modo de tracción a las cuatro ruedas. Como resultado, la tracción total está siempre lista

cuando es necesaria. El nuevo concepto aumenta considerablemente la eficiencia sin

disminuir la motricidad o la dinámica de conducción.

Una historia de éxito: quattro

Audi alcanzó un hito en la historia de la automoción con la tracción permanente a las cuatro

ruedas quattro; en 1980, ningún otro fabricante ofrecía un sistema de tracción total tan

rápido y ligero para coches de grandes volúmenes de producción. La tecnología se presentó

en 1980 sobre el Ur-quattro en el Salón del Automóvil de Ginebra. En 1986, Audi reemplazó

la primera generación con bloqueo manual del diferencial central por una evolución con el

diferencial Torsen, el cual podía distribuir el par de forma variable. Le siguió una unidad con

engranajes planetarios en 2005, con su distribución asimétrica y dinámica de la potencia.

Audi mantiene en continuo proceso de desarrollo el diferencial central autoblocante, el cual

está considerado como el referente para la dinámica de tracción y conducción en

combinación con un peso muy ligero.

La marca de los cuatro aros también ha celebrado muchos triunfos en la competición gracias

a la tecnología quattro. Hasta ahora, la lista incluye cuatro títulos del Campeonato del

Mundo de Rallys, seis victorias en la prestigiosa subida del Pikes Peak Hill Climb en los

Estados Unidos, un título en las Trans Am Series de los Estados Unidos, dos títulos del DTM,

11 Campeonatos Nacionales de Súper Turismos y una Copa del Mundo de Turismos. La

última victoria de la tecnología quattro tuvo lugar el pasado mes de noviembre, Mattias

Ekström y EKS, su equipo privado de rallycross, conquistaron los títulos de Campeón del

Mundo de Pilotos y de Campeón del Mundo por Equipos con el Audi S1 EKS RX quattro en el

Campeonato del Mundo FIA de Rallycross.

Consumo de combustible de los modelos mencionados:

Audi Q5 2.0 TFSI quattro S tronic (185 kW):

Consumo combinado en l/100 km: 7,1 – 6,8;

Emisiones combinadas de CO2 en g/km: 162 – 154

Audi A4 allroad quattro:

Consumo combinado en l/100 km: 6,7 – 4,9;

Emisiones combinadas de CO2 en g/km: 154 – 127

Audi A6 allroad quattro:

Consumo combinado en l/100 km: 6,5 – 5,6;

Emisiones combinadas de CO2 en g/km: 172 – 149

Las cifras pueden variar en función de la medida de la llanta y el neumático utilizados.

Temas

  • MOTOR

Lea También