Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Naltros

Vacaciones con tu mascota

Con la proliferación de alternativas tanto en planes como localizaciones se abre un nuevo abanico de posibilidades a tener en cuenta para seguir con los animales de compañía en verano
Whatsapp
Foto: Pere Ferré

Foto: Pere Ferré

Tantos momentos en que nos han apoyado, tantas tardes que nos han ocupado con su cariño, tanta fidelidad que nos han aportado… ¿Y no merecen unas vacaciones? La situación de las mascotas cuando llega el verano y sus dueños empiezan a planear su escapada es de las más injustas que alguien pueda echarse a la cara. Cuando veis que os observan con expresión de incredulidad; es real. ¡Realmente no se creen que habléis de iros a la Cerdeña o a Formentera o a la India y no contéis con ellos! Si yo fuera un perro no lo dudaría ni un instante y os dejaría un buen detallito donde menos los esperaseis…

En realidad, cada vez son más las opciones existentes para compartir el tiempo de descanso con vuestras mascotas. Campings, casas rurales, playas, autocaravana, hoteles… La oferta es muy variada. De hecho, y según un estudio del web holidaycottages.co.uk se ha producido, en el último año, un aumento del 15% en cuanto a clientes que viajan con sus mascotas y ya son más de un 22% los hoteles que, tan solo en España, admiten animales.

 

Aspectos a tener en cuenta

Una vez habéis entrado en razón y formamos parte de vuestro equipo, en el momento de llevarnos con vosotros a un lugar desconocido debéis tener en cuenta eso mismo, no sabemos dónde estamos. Así que si tardamos más de lo normal en responder vuestra llamada entendednos y, de paso, adoptad medidas de precaución como por ejemplo prestar más atención, tenernos identificados con el microchip y usar correa (no nos gusta, pero lo entendemos) además de tener, obviamente, los permisos en orden como el pasaporte veterinario. También es importante que nos mantengáis protegidos de los parásitos –son muy molestos– y uséis repelentes de insectos. Por cierto, no nos dejéis durante horas dentro del coche, ¿qué pasa si nos da un golpe de calor?

 

Alternativas de alojamiento

Una vez aclarado el punto anterior analicemos qué opciones tenemos. Por suerte, en España cada vez son más los hoteles donde se admiten animales y actualmente existen más de 3.500 alojamientos entre el país y Andorra donde podemos alojarnos. Además, suelen tener entornos naturales donde poder realizar actividades todos juntos como rutas de senderismo por la montaña. La tarifa suplementaria que aplican estos establecimientos oscila entre los 12 y 30 euros, así que no os salimos muy caros. Pero la cosa no termina ahí, existen los campings que, normalmente, no tienen problema alguno con la presencia de mascotas mientras nos tengáis controlados y no molestemos a otras personas. Si nos preguntáis a nosotros, preferimos lugares al aire libre donde poder movernos libremente –con vuestra vigilancia– y disfrutar junto a vosotros de un poco de ejercicio físico, ¡que falta os hace!

 

Momento de ponerse en marcha

Llegamos a un punto donde los humanos necesitáis poneros de acuerdo. No puede ser que cada una de las compañías de transporte, ya sea aérea, marítima o terrestre, tenga sus propias condiciones sin ningún tipo de trato de base. Así es muy difícil poder hacer un presupuesto –en el sentido literal de la palabra– de qué os va a costar que os acompañemos y en qué condiciones vamos a poder hacerlo. Por ejemplo, a la hora de viajar en avión no es lo mismo hacerlo con Ryanair, donde directamente no nos es posible, que con Vueling, donde si tenemos nuestro microchip, la cartilla de vacunación puesta al día y el pasaporte internacional en regla no tendremos ningún problema. Las tarifas sí suelen ser parecidas, con 25€ de suplemento en caso de que volemos dentro de España, 50 si es por Europa y 150 si nuestro destino son las Américas.

Algo parecido sucede cuando queremos utilizar la opción del tren en la que, por ejemplo, podremos viajar de forma gratuita sólo si se trata de un cercanías a diferencia de muchos países del resto de Europa, donde esta gratuidad es generalizada sea cual sea el tipo de ferrocarril que utilicemos. Si nos movemos en distancias más largas, en que tendremos que usar Renfe y Ave, las compañías permiten que nos llevéis a uno de nosotros si no pesamos más de 10 kilos –menos mal que estoy en forma– y vamos en trasportín.

Estos problemas en cuanto a tarifas y ecuanimidad hacen que la mejor opción siga siendo hoy en día la que ha sido siempre, el coche.

 

Lujos caninos

Finalmente, y solo por comentar, podríais informaros sobre la aparición de cada vez más hoteles dedicados exclusivamente a nosotros y nuestro cuidado. Por ejemplo el espléndido ‘House of Hugo’, situado en Brighton y que lleva el cuidado perruno a un nuevo nivel de lujo. Entre sus servicios podemos encontrar los de tratamientos de spa, paseos matutinos, sesiones de Reiki y homeopatía –me dejan como nuevo– e incluso sesiones de hidroterapia para esos días en que nos duelen tanto los riñones de seguiros aquí y allá. No estoy insinuando nada, pero es algo de lo que podríais tomar nota.

En resumen, existen cada vez más opciones ahí fuera para poder disfrutar de las vacaciones todos juntos. ¡No nos dejéis olvidados en casa!

Temas

  • DVerano

Comentarios

Lea También