Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Xavier Roch: 'He vivido de todo en 31 años en el club'

Entrevista al exdelegado de El Catllar
Whatsapp
Xavier Roch, con la camiseta del CE Catllar. Foto: helder Moya

Xavier Roch, con la camiseta del CE Catllar. Foto: helder Moya

Usted es un hombre de Club ¿Qué ha pasado?

He dimitido porque el nuevo presidente del Catllar, Manuel Fernando Gallego, me ha invitado a irme sin valorar mi trabajo y experiencia. Él ha aterrizado en la entidad de la mano de un supuesto grupo inversor americano, en busca de un Club sin deudas, con el propósito de subir al equipo a 2ªA en unos años, y con unas formas de trabajar completamente unipersonales.

 

- Y la figura del anterior presidente Manel Piñero ¿Cómo queda?

Como algo similar al director deportivo y mano derecha del nuevo presidente, pero con una gran carencia de conocimientos futbolísticos del ‘mundillo’, reconocidos por él mismo. Cuando se acabó la liga, ante la incertidumbre de lo que estaba sucediendo, que no teníamos entrenador y que había que hablar con los jugadores, hablé con Manel y con Manuel Fernando. Asumí la responsabilidad de secretario técnico como se acordó en la asamblea de socios y con el presupuesto que me fijaron confeccioné la plantilla de la temporada que viene. Luego me dijeron que yo no era nadie para llevar a cabo una tarea aprobada por los socios.

 

- ¿Le encargan esa labor y encima le invitan a marcharse?

No puedo aceptar que ni el nuevo presidente ni el anterior desprestigien mi trabajo en un Club al que quiero con locura. En el Catllar uno no trabaja por dinero, sino por pasión y devoción. Y que encima Manel Piñero vaya alardeando y tergiversando números presupuestarios del proyecto de confección de la plantilla realizada por mí, como si yo no tuviera conocimientos, eso ya no lo consiento. Por eso ahora seré un socio más y disfrutaré de mi família, a quién les debo tiempo, y también del Nàstic, por supuesto.

 

- Se le ve dolido ¿Siente que se va por la puerta de atrás?

Por supuesto. Llegué a la entidad siendo un juvenil en 1985 de la mano del mister Josep Olivé, he vivido de todo en este Club. Quiero agradecer a la gente, a los compañeros, a los entrenadores y a los socios que estos días al conocer mi dimisión me han preguntado, animado y respaldado. He comunicado la decisión al equipo de gobierno municipal y también al alcalde. Cuando acabe la semana daré carpetazo a la situación y punto final a las explicaciones. Todo el mundo conocerá porqué un presidente que lleva solo un mes y medio en el club me invita a marcharme.

 

- ¿Tiene motivos el socio del Catllar para preocuparse de las nuevas riendas de la entidad?

Mire, ojalá dentro de un año el equipo esté en 3ª División y lo celebremos todos. Pero ahora mismo sí, hay que preocuparse. A mí me da la impresión que la gestión del Club la quieren ‘cocinar’ entre dos y a puerta cerrada. Además, ya sabemos todos cuál está siendo el desenlace de muchos clubes de fútbol y el catastrófico camino al abismo con la llegada de estos grupos inversores.

 

- Toda una vida en el Catllar habrá dado para mucho ¿No?

El ascenso a 1ª Regional disputando la promoción contra el Horta de Sant Joan fue glorioso, llevabamos años persiguiendo ese objetivo. Piense que cumplí la promesa de raparme la cabeza. Y también recuerdo un gol mío en el último minuto de la temporada 91-92 ante el Alcover que no salvó de bajar de categoría.

 

- Finalmente ¿Con quién se queda de estos 31 años en el Club?

Con compañeros de equipo como Vizcarro, Olivé, Mellado, Roig, Cavallé o ‘Pigi’, actual responsable del material del primer equipo del Nàstic. De grandes entrenadores como ‘Mestret’ Olivé, Alfonso Gallardo, Pep Rovira o Angel Garcia. Y de la afición, siempre ahí.

Temas

  • CONTRAPORTADA

Comentarios

Lea También