Más de Naltros

Y tú, ¿sabes tan poco de finanzas como la mujer de Bárcenas?

Rosalía Iglesias ha vuelto a mostrar la imagen de la mujer que deja todos los asuntos de dinero en manos del marido. Pero, ¿cuánto hay de cierto en este estereotipo?

Norián Muñoz

Whatsapp
Foto: Freepik.com

Foto: Freepik.com

Rosalía Iglesias, mujer de Luis Bárcenas, ha sido la más reciente, pero nadie apuesta porque sea la última en recurrir al estereotipo de la mujer incapaz de sumar uno más uno que deja todos los asuntos de dinero en manos del marido para defenderse en los tribunales. Por allí pasaron también, con más o menos suerte, Mayte Zaldívar, exmujer de Julián Muñoz; la exministra Ana Mato o la mismísima Infanta Cristina.

Pero al margen de la pregunta lógica de si tanta ingenuidad es real o es fingida, lo cierto es que la imagen de la mujer que deja el manejo de su patrimonio en manos masculinas podría tener, tristemente, cierto fundamento.

Lo sabe bien Laura, quien trabaja en una oficina de la administración. Cada tanto le toca atender a mujeres que acaban de enviudar. «Algunas no saben ni en qué banco tienen las cuentas... Es paradójico porque llevan toda la vida administrando sus casas, pero cuando se ponen delante del papeleo se quedan como bloqueadas», cuenta. Eso sí, ella aclara que, a diferencia de estas mujeres, ella no deja el control de su dinero en manos de nadie.

Gemma Voltas (asesora financiera), Livia Paretti (abogada y especialista en desarrollo de negocios) y Carme Castro (coach e ingeniera informática) aseguran que el estereotipo tiene, lamentablemente,relación con la realidad. Entre las tres impulsan el proyecto ‘Mujeres, Dinero y Finanzas’ para concienciar sobre el empoderamiento económico de las mujeres. Ya han celebrado dos seminarios y están preparando un tercero para abril en Barcelona.

También las empresarias

Castro explica que en los seminarios a los que de momento asisten sobre todo mujeres empresarias o que quieren emprender, la mayoría reconoce que deja sus finanzas personales en manos de sus parejas, padres o hermanos. Han llegado a verlo, incluso, en el caso de directivas que hacen ganar grandes sumas a sus empresas.

Pero, ¿qué hay detrás? Desde luego no considera que se trate de un asunto de incapacidad. De hecho, lo que ellas llaman la economía de guerra, el manejo del presupuesto doméstico, lo gestionan ellas. «Ya lo hacían nuestras abuelas y nuestras madres y también lo hacemos nosotras», cuenta.

Tampoco cree que tenga que ver esa supuesta ‘alergia’ de las mujeres a las matemáticas, de hecho la etiqueta en las redes del proyecto es #yotbsecontar. Y sacan a colación la película Figuras ocultas, que relata la historia de las mujeres negras que trabajaron como ‘calculadoras humanas’ para ayudar a la NASA a llevar al hombre al espacio.

Eso sí, aclaran, no hay que confundir la economía doméstica con las finanzas personales. Se trata de ver cómo gestionar el patrimonio, planificar a largo plazo para conseguir objetivos (comprar una casa, un coche, un viaje, la jubilación...) o ver dónde invertir o cómo conseguir rentabilizar el dinero que están generando.

Comodidad y cultura

Magda, dueña de una tienda y madre de dos hijos de 6 y 10 años, es un ejemplo. Cuando le preguntamos por sus finanzas responde que toda la administración de su casa corre a su cargo: comprar, pagar servicios... Lo lleva todo al día. Pero cuando comenzamos a hablar de bancos, inversiones, impuestos y gestiones explica que «eso lo lleva mi marido, yo apenas tengo tiempo desde que nacieron los niños... Y a veces reconozco que no se trata sólo de comodidad, sino de que tengo la percepción de que si va él, que es hombre, se atreverán menos a tomarle el pelo».

Lamentablemente, explica Castro, no ven que las cosas estén cambiando mucho en las nuevas generaciones, con el problema añadido de que las y los más jóvenes valoran menos que sus padres el ahorro y no lo ven como un medio para conseguir sus objetivos. «Tenemos que educar a las nuevas generaciones para que sepan que el dinero no sólo hay que ganarlo, sino que también hay que gestionarlo. Si lo gestiona otro, cuando hay inconvenientes puedes acabar teniendo un problema».Se refiere, por ejemplo, a mujeres que llegan a un divorcio o enviudan y no saben ni lo que tienen o por dónde empezar a gestionarlo.

En general, apuntan, hay que perder el pudor a hablar de dinero. «Se nos hace más fácil, por ejemplo, imaginar a un hombre negociando las condiciones para un puesto de trabajo, pero esto sucede menos en el caso de las mujeres. A ellas les cuesta más poner en valor su talento y allí también comienza la brecha salarial», concluye.

TRES PERLAS

Rosalía Iglesias, Mujer de Luis Bárcenas, extesorero del PP:

«Todo lo que hace mi marido me parece bien... No soy tonta, pero si mi marido me pone unos documentos a firmar, y gestiona una cartera de valores mía, ya sé que son compraventa de acciones […] Mi marido me decía que pasara por el banco a firmar, y tenían los documentos preparados para la firma. Yo firmaba los documentos que fuera y me iba».

Ana Mato, Exministra de Sanidad y exmujer del alcalde de Pozuelo, Jesús Sepúlveda

Aseguró  que no detectó la entrada en la economía familiar de 732.640, 37 euros de origen ilícito en apenas seis años. Así quedó reflejado en las conclusiones del juez Ruz en su auto sobre la trama Gürtel. Mañana declara como responsable civil en el caso.

Cristina de Borbón, Infanta de España, casada con Iñaki Urdangarín

Su abogado aseguró el último día del juicio del caso Noos que «la Infanta se limitaba a rubricar, muy ocasionalmente, aquellos documentos que le solicitaban, sin pedir explicaciones».  Otro de sus abogados ya había declarado que estaba «enamorada y confiaba en su marido», Iñaki Urdangarín.

Temas

  • NALTROS

Comentarios

Lea También