Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La 'universidad insostenible', la enésima caja de los truenos

La secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, afirma que al sistema público no le salen las cuentas y profundiza la polémica sobre tasas y filtros de acceso
Whatsapp

Montserrat Gomendio optó por abrir la caja de Pandora universitaria para sacudir conciencias, dar su punto de vista y poner nerviosos a los rectores, cuando están en pleno debate y enfrentamiento por el cambio de años en los grados –del cuatro años de carrera y uno de máster (4+1) al 3+2 que quiere el Ministerio e impera en toda Europa–. La secretaria de Estado de Educación dejó bien claro, en un desayuno informativo, que el actual sistema universitario público «no es sostenible» porque las cuentas no salen. «Tendremos, en algún momento, que iniciar el debate sobre qué tipo de sistema queremos», apuntó la número dos del Ministerio.

Gomendio argumentó su exposición en la «ecuación imposible» de ser el país europeo con el mayor número de matriculados, de poseer una de las tasas más bajas de matrícula, «impuestos bajos» y «ninguna selección de entrada a las facultades»

Esta combinación de factores hace que el sistema actual, con 82 universidades –50 públicas y 32 privadas, según el listado del Ministerio de Educación correspondiente al curso 2013-14– no se puede mantener con el actual formato de financiación pública ligada al número de alumnos.

Gomendio puso como ejemplos de sistemas de educación superior antagónicos. Por un lado, Estados Unidos, donde es el alumno el que se tiene que pagar absolutamente todo a no ser que cuenten con una beca, ya sea por méritos académicos o deportivos; en el otro lado de la balanza están los países nórdicos, donde los jóvenes no pagan nada porque los impuestos son tan altos que la financiación surgen de ahí. Además, la secretaria de Estado comentó que es necesario dar «más peso» a la calidad docente o los resultados científicos.

No es la primera vez que los actuales responsables de Educación valoran la posibilidad de un cambio profundo en el campus español. España cuenta, sobre todo, con un exceso de facultades. Según el informe ‘Datos básicos del sistema universitario español’, el curso 2013-14 comenzó con 1.030 centros universitarios –tanto escuelas como facultades– que contaban con 2.998 departamentos. Además, hay 481 institutos de investigación, 29 escuelas de doctorado y 47 hospitales universitarios repartidos en 236 campus. En España, hay una universidad para cada 569.852 habitantes.

‘Demasiados’ alumnos

Si se tiene en cuenta sólo a la población entre 18 y 24 años, hay 40.584 jóvenes. Si se afina todavía más la estadística, el Ministerio constata que cada campus de educación superior cuenta con 19.000 universitarios de media, un número excesivo de alumnos con respecto a la necesidad. En este sentido, Gomendio defendió en comparecencias anteriores la necesidad de que las universidades españolas se especialicen y no opten por dar las mismas titulaciones. Otro informe de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas señalaba que casi nueve de cada diez estudiantes (85%) no sale de su comunidad autónoma para estudiar un grado.

La secretaria de Estado de Educación también restó importancia a las críticas recibidas por los sindicatos de profesores ante el plan de que jóvenes licenciados den clase en los colegios públicos. «No puede ser que un becario que vaya a dar apoyo a un profesor y que, por lo tanto no le va a sustituir, le quite el trabajo a nadie», comentó Gomendio, que recordó a que este programa de becas se van a destinar 22 millones. El objetivo fundamental, recalcó, es apoyar a los maestros de primaria –«donde se empiezan a notar las diferencias y retrasos», apuntó– y conseguir que los egresados se sientan atraídos por la enseñanza.

Gomendio añadió que este proyecto se llevará a cabo en los colegios situados en zonas económicas desfavorecidas o en aquellos centros con un porcentaje de alumnos con necesidades especiales o discapacitados. Por estos motivo, consideró esta polémica «estéril».

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Comentarios

Lea También