Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

28-A: Gana la moderación

Editorial del Diari de Tarragona con motivo de las elecciones generales del 28 de abril en España

Diari de Tarragona

Whatsapp
Una persona ejerce su derecho al voto para las elecciones generales del 28-A en un colegio electoral de Santiago de Compostela. EFE/Lavandeira

Una persona ejerce su derecho al voto para las elecciones generales del 28-A en un colegio electoral de Santiago de Compostela. EFE/Lavandeira

El deseo mayoritario de los ciudadanos que ayer concurrieron a las urnas expresa la apuesta por la moderación. El mensaje vale para todos los bloques. Quienes hicieron de la crispación el principal argumento de campaña han pagado una dolorosa factura electoral.

De manera especial es significativa la derrota del Partido Popular que ayer cosechó sus peores resultados electorales de los últimos 30 años. Donde más ha sangrado la herida ha sido en Catalunya. La formación conservadora apenas ha conseguido el escaño por Barcelona para Cayetana Alvarez de Toledo. Lleida y Tarragona se quedan sin diputado popular, una auténtica hecatombe. La apuesta de Pablo Casado de taponar la fuga de votos hacia Vox con la táctica de imitar el discurso de la extrema derecha -o incluso superándolo- ha sido un auténtico fracaso que traerá consecuencias.

Los socialistas han recogido los frutos de la debacle de su oponente. Pedro Sánchez no ha elevado el tono, no ha invocado medidas más propias del franquismo que de una España que avance hacia la modernización del estado. Y en todos los casos no se ha quitado de la boca la palabra diálogo. El premio ha sido holgado.

El otro bloque en el que la radicalidad ha pagado un notable recibo es el independentismo. La actitud moderada que ha logrado extender Oriol Junqueras entre sus seguidores ha obtenido recompensa. La autocrítica del líder de ERC y su apuesta por el realismo político frente al alocado tremendismo de Carles Puigdemont ha obtenido el aval de la mayoría de votantes independentistas.

Pedro Sánchez y su apuesta sosegada y dialogante ha dinamitado el ensueño derechista de repetir el pacto andaluz

Ahora convendría que todas las actitudes moderadas que han sido premiadas por los electores tuvieran posibilidades de encuentro para avanzar en los grandes quebraderos de cabeza que lastran el desarrollo del país. Ahora entramos en tiempo de álgebra polílica durante el cual se explorarán las posibilidades para formar el Gobierno que debe encabezar Pedro Sánchez. Las próximas elecciones municipales y europeas dilatarán el proceso que no puede tener otro cemento constructivo que el diálogo y el pacto.

Temas

Comentarios

Lea También