Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

74 muertos y más de 1.000 desaparecidos en Estados Unidos

Uno de los dos fuegos ha destruido más de 12.000 edificios, la mayoría de la población de Paradise. El viento del fin de semana, el gran enemigo

Diari de Tarragona

Whatsapp
Vista de un coche que fue destruido en el incendio de Woosley en Malibú, California (EE.UU.).

Vista de un coche que fue destruido en el incendio de Woosley en Malibú, California (EE.UU.).

Los desaparecidos en el gigantesco incendio del norte de California (EEUU), activo desde hace una semana, ya superan el millar, y la cifra de muertos, junto al otro fuego que afecta al sur del estado, asciende a 74, informaron ayer las autoridades locales.

El sheriff del condado de Butte, Kory Honea, actualizó la lista de desaparecidos, que se disparó de los 631 del viernes a 1.011, aunque el alguacil recordó que se trata de una «lista dinámica que fluctuará cada día» a causa de lo caótico de la situación, ya que puede que haya individuos que hayan sido contados dos veces o que estén a salvo pero no se les haya podido contactar.

Además del incremento en el número de desaparecidos, los servicios de emergencias recuperaron ayer los cadáveres de ocho personas, lo que eleva la cifra de muertos en el ‘Camp Fire’, el fuego más mortífero de la historia del estado, a 71. Los otros tres fallecidos se produjeron en el ‘Woolsey Fire’, que quema también desde hace más de una semana áreas del sur del estado, cerca de Los Ángeles.

De acuerdo con los últimos datos, el ‘Camp Fire’ ha destruido más de 12.000 edificios, en su mayoría en la población de Paradise, que fue completamente engullida por las llamas, y ha quemado 57.500 hectáreas de vegetación. Los bomberos han logrado contenerlo en un 50 %.
Pese a los avances conseguidos en la lucha contra las llamas durante las últimas horas, las autoridades alertaron de que se espera que durante el fin de semana soplen fuertes rachas de viento seco, lo que dificultaría las tareas de extinción, como ya sucedió a principios de la semana.

Unas 40.000 personas han sido evacuadas en la zona, mientras el humo del siniestro se desplaza cientos de kilómetros y mantiene áreas muy pobladas, como Sacramento o la Bahía de San Francisco bajo alerta máxima por la mala calidad del aire. Las partículas que se encuentran en el humo pueden irritar y causar daños en los pulmones y los ojos, ante lo que los responsables de salud pública recomiendan no salir de casa salvo que sea imprescindible a todos los grupos de edad.

Aunque las investigaciones siguen  activas y no se ha determinado la causa del gigantesco y mortífero incendio odas las miradas se centran en la principal compañía eléctrica de la zona, que detectó un «problema» justo antes de que declararse el fuego.

Pacific Gas & Electric reveló la semana pasada que halló un «problema» en una línea de alta tensión cercana al área donde se declaró el incendio solo unos minutos antes de que se iniciasen las llamas. De ser encontrada causante del fuego, la empresa podría tener que abonar compensaciones multimillonarias.

Temas

Comentarios

Lea También