Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Al Capone da Franco: el placer de la cocina italiana en Torredembarra

En mayo, este restaurante ubicado en el puerto deportivo celebrará su 20 aniversario
Whatsapp
La plantilla es internacional. Muchos de ellos llevan más de una década en el negocio

La plantilla es internacional. Muchos de ellos llevan más de una década en el negocio

El nombre del local es de película, al igual que la historia de Franco y Teresa, un matrimonio hispanoitaliano que hace dos décadas decidió abrir una pizzería en Torredembarra. "Fuimos de los primeros en exportar esta cultura gastronómica italiana en esta zona", explica Teresa Noriega, la propietaria.

Los inicios de Al Capone da Franco se diversificaron en tres ramas de la cocina alpina: pasta, pizza y rissotto (arroz). Pero poco a poco, la mano experta de este matrimonio y la pasión culinaria que han inculcado a la plantilla de trabajadores han terminado por convertir los platos típicos italianos en auténticas delicias gastronómicas donde las degustaciones creativas van cambiando a diario para ofrecer siempre una sorpresa culinaria apta para todos los paladares.

De hecho, Teresa Noriega apunta que "la carta que tenemos en Al Capone da Franco está preparada para las personas que no pueden comer gluten -celíacos-, de forma que todos los platos pueden disfrutarse sin prohibiciones", explica. El restaurante es miembro de la Associació de Celíacs de Catalunya.

El restaurante nació en el Port Esportiu de Torredembarra hace más de 19 años. De hecho, en mayo se cumplirán las dos décadas y el objetivo de este negocio es celebrar por todo lo alto esta permanencia y fidelidad de sus comensales. Abre todos los días del año y en verano utilizan más la terraza -climatizada- que el interior. En números, hay 190 plazas en esta parte exterior y otras 60 en el interior. Las vistas miran al puerto deportivo torrense, que ha vuelto a convertirse en un remanso de paz y de carácter familiar tras una etapa tumultuosa. "Es un entorno idílico que ahora disfrutamos como nunca", admite Teresa.

La propietaria admite que ha tenido a lo largo de estos años gente conocida del mundo del deporte y del espectáculo, "pero la filosofía del restaurante es que son comensales normales que se deben tratar con la misma profesionalidad y servicio que si fueran clientes anónimos que vienen a disfrutar de nuestra carta", apunta la propietaria, que admite que han ido a bautizos, bodas y algún que otro funeral de personas que han empezado como clientes y que ahora son amigos de toda la vida.

La plantilla de 11 personas es internacional. "Yo soy la única española", se ríe Teresa, que es la encargada de enseñar el oficio y la filosofía del restaurante torrense.

Al Capone da Franco es un nombre que destaca por sus connotaciones cinematográficas e históricas del Chicago de los años 20 del siglo pasado. "El nombre del restaurante lo pusimos por el origen siciliano de mi esposo y porque nos hizo gracia el paralelismo", admite Teresa, que reconoce que no es la primera ni la última vez que explica el nombre del local.

Los clásicos renovados

Aunque las pizzerías se han expandido en estas últimas décadas y la comida italiana incluso se puede disfrutar en restaurantes avalados por franquicias. Al Capone da Franco todavía resalta la calidad y la artesanía de sus platos. A título de ejemplo, el queso de búfala o la mozzarella llegan cada semana desde Italia para que su principal característica, la frescura, se noten en los platos donde se utilizan.

Temas

  • GASTRONOMÍA

Comentarios

Lea También