Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Al menos 140 muertos al estallar un camión de gasolina en Pakistán

El vehículo se había accidentado en la calzada  y las víctimas, algunas de ellas fumando, estaban robando combustible

Agencias

Whatsapp
Un soldado paquistaní camina entre los restos de vehículos afectados por la explosión. Foto: FAISAL KAREEM/EFE

Un soldado paquistaní camina entre los restos de vehículos afectados por la explosión. Foto: FAISAL KAREEM/EFE

Al menos 140 personas murieron y un centenar resultaron heridas ayer en la explosión de un camión cargado de combustible en el centro de Pakistán, muchas de ellas cuando estaban intentando recoger la gasolina derramada en el suelo. 

Numerosos paquistaníes estaban ayer en las carreteras para reunirse con sus familias con motivo de las celebraciones del Eid al Fitr, que culminan el mes sagrado de ayuno musulmán del ramadán. Según la Policía, el camión transportaba 40.000 litros de combustible de Karachi a Lahore, la capital de Punyab. 

El accidente se registró a primera hora cerca de la ciudad de Ahmedpur East, a unos 500 kilómetros al sur de Lahore. La calzada estaba llena de utensilios de cocina, cazuelas y bidones que las víctimas llevaban consigo para recoger la gasolina. Algunos testigos aseguran que vieron a gente fumando mientras recogían la gasolina en cubos y otros utensilios, lo que cual pudo facilitar que se produjera la trágica explosión.

Entre los hospitalizados, hay muchos quemados en más del 80% de su cuerpo

«Los habitantes de la vecina localidad de Ramzanpur Joya se precipitaron al lugar del accidente con cubos y otros contenedores y numerosas personas en moto se pararon para recoger el carburante», señaló el jefe de la policía regional, Raja Riffat

Los testigos indicaron que el camión volcó después de que le estallara una rueda cuando se vio obligado a hacer una maniobra brusca, agregó el jefe de la

Policía. «Estamos conmocionados», dijo Hafiz Sohail, a la espera de recuperar el cuerpo de su tío y de su primo de 13 años, ambos fallecidos cuando estaban intentando recuperar un poco de gasolina.

«¿Qué haremos ahora con esta gasolina? ¿Para que sirvió hacer esto?», se lamentaba Sohail, otro habitante señalando un cubo en el suelo, que cuenta como vio al chófer gritando en vano a la gente que se alejaran del camión.

Entre el centenar de heridos hospitalizados hay muchos quemados en más del 80% de su cuerpo, según un médico local que no quiso identificarse. El ejército de Pakistán envió helicópteros para evacuar a los heridos y los hospitales más cercanos estaban en alerta. 

El primer ministro Nawaz Sharif expresó su «profunda tristeza» y ordenó a las autoridades locales que suministraran «toda la asistencia médica necesaria a las víctimas».

Un dramático historial            

Pakistán tiene un triste y dramático historial de accidentes de tráfico mortales debido al mal estado de sus carreteras, la falta de mantenimiento de los vehículos y la imprudencia de los conductores. 

Al menos 62 personas, entre ellas mujeres y niños, murieron calcinadas en el sur de Pakistán en 2015 cuando el autobús en el que viajaban chocó contra un camión cisterna cargado de gasolina y se incendió. 

Pakistán tiene también problemas para contener una crisis energética crónica y sufre cortes continuos de suministro, lo que asfixia la industria nacional y exacerba el descontento de la población. 

El fin del ramadán ya se vio enlutado por una serie de atentados que dejaron al menos 57 muertos en el país y que llevaron a las autoridades a intensificar la seguridad en el país.

Temas

Comentarios

Lea También