Albert Naudín reivindica la vis aventurera de Verdaguer

En ‘Maleida 1882’ evoca la peripecia de Mossèn Cinto al subir el pico del Aneto a finales del siglo XIX

José Oliva

Whatsapp
El director, Albert Naudín (d), y el protagonista, Lluís Soler (i). FOTO: Marta Pérez/EFE

El director, Albert Naudín (d), y el protagonista, Lluís Soler (i). FOTO: Marta Pérez/EFE

El director Albert Naudín reivindica la vertiente aventurera y de montañero del poeta Jacint Verdaguer en el filme documental Maleïda 1882, que evoca la peripecia de Mossèn Cinto al subir el pico del Aneto a finales del siglo XIX. Producido por FilmeXplora, el filme tuvo su estreno absoluto en la XII edición del FIC-CAT, Festival Internacional de Cine en Català Costa Daurada, que tuvo lugar en Roda de Berà. 

El filme, según explicó en una entrevista Naudín, recrea con «absoluta fidelidad» el itinerario que siguió el poeta en su ascenso a la Maleïda, nombre con que era conocido este pico de los Pirineos en Catalunya, que finalmente adoptó el nombre de un pequeño pueblo de su costado oriental, Aneto». 

A través de los versos de Verdaguer y los textos de investigación de Bernat Gasull, recogidos en el libro Maleïda (Verdaguer Edicions, 2015), el equipo , experto en expediciones y rodajes de alta montaña, registró toda la ruta pirenaica de Verdaguer, encarnado por Lluís Soler en 1901 y Santi Pocino durante la travesía. 

La película, precisó el director, «reproduce las condiciones, vestimentas, equipos de montaña de la época y ambientes en los pueblos por donde pasó» y, de hecho, añadió Naudín, «debería servir para que las instituciones recuperaran el camino seguido a lo largo de los Pirineos por Verdaguer para establecer una ruta cultural, pues los caminos se mantienen en el mismo lugar y sólo se tienen que limpiar y adecuar». Reseguir los viejos caminos de Verdaguer más de 100 años después ha supuesto para el equipo «un doble reto, artístico y técnico». El poeta quería subir el Aneto pero solo contaba con su fortaleza, guías inexpertos, mapas incompletos y unos zapatos que hoy nadie osaría calzarse para emprender una aventura de esta magnitud. 

El camino seguido por el poeta por el Pirineo podría configurar una ruta cultural

El documental afronta el reto artístico de recrear con imágenes los textos de Verdaguer, una empresa difícil trasladada a la pantalla con la intensa interpretación y voz de Lluís Soler y la rigurosa documentación del libro de Bernat Gasull. Para el rodaje, el equipo tuvo que trasladarse a espacios de los Alpes, pues «en el Aneto, el cambio climático ha hecho desaparecer prácticamente el glaciar». Desde un punto de vista técnico, «los drones han permitido paliar la escasez de recursos, han democratizado el rodaje pues un filme como éste no se habría podido hacer hace diez o quince años, ya que se habría necesitado grabar desde un helicóptero». Pero además, los drones dan «ese plano aéreo de los Pirineos que Verdaguer anhelaba e imaginaba». 

Según el director, aunque el filme descubre a un Verdaguer aventurero, no se puede separar esa vertiente de la del poeta, pues estaba obsesionado con el poema Canigó y para ello quería explorar el Pirineo, aunque tuviera que arriesgar su vida. 

Temas

Comentarios

Lea También