Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alberto Garzón: "No soy el salvavidas de Pablo Iglesias"

Entrevista a Alberto Garzón, Diputado de Izquierda Unida, número cinco de Unidos Podemos

Agencias

Whatsapp
Alberto Garzón (izquierda) con Pablo Iglasias (derecha)

Alberto Garzón (izquierda) con Pablo Iglasias (derecha)

Con apenas 30 años y tras ser elegido en dos ocasiones diputado, Alberto Garzón (Logroño, 1985) es el político mejor valorado. El candidato de IU evitó el 20-D la desaparición de su formación del Congreso y ahora consigue unir fuerzas con Podemos, una confluencia que persiguió durante meses.

¿Por qué no hubo acuerdo con Podemos en diciembre y ahora sí?

- Han cambiado las condiciones políticas y la posición de ambas formaciones, especialmente la de Podemos. Hubo una mesa a cuatro de la que el PSOE se levantó para pactar con Ciudadanos. Podemos, Compromís e IU creíamos que, pese a nuestras diferencias, había que enviar el mensaje de que queremos construir algo juntos. Esta es la condición que ha permitido que el pacto fructifique.

- En Podemos sostienen que si la alianza es posible es porque ha cambiado IU.

- No negaré que en IU vimos el precipicio porque las encuestas señalaban que teníamos un 1% de la intención de voto. Por ello hicimos un proceso de renovación muy importante y satisfactorio, que terminará cuando elijamos la nueva dirección de IU en la primera semana de junio. La voluntad política de la confluencia siempre ha estado en la mesa, siempre hemos defendido que era una necesidad social para nuestro país. Por eso no siento que IU haya cambiado en absoluto.

- ¿No cree que ha influido en la confluencia que en las encuestas Podemos retrocede mientras IU se recupera?

- Seguro. La política no sólo son emociones y sentimientos, incluye también los números. Hemos entendido que si trabajábamos solos podíamos competir unos con otros, pero no ganaríamos el país.

- ¿Tiene la sensación entonces de ser el salvavidas de Pablo Iglesias?

- No, en absoluto. Teníamos claro que lo cómodo era no hacer este acuerdo y que cada uno fuera en solitario. Pero eso hubiera significado probablemente que el PP y Ciudadanos gobernaran cuatro años más. Esa posibilidad nos ha obligado a ir más allá de nuestra comodidad.

- ¿Sectores de su partido creen que la independencia de IU está en riesgo por la confluencia?

- Este es un proceso democrático que no depende de la voluntad de una o dos personas sino de los militantes. En IU hemos celebrado dos consultas internas con un 84% y un 87% de apoyo a la confluencia. Las críticas, legítimas, son minoritarias.

- Algunas voces críticas piensan que es un agravio que usted vaya de cinco por Madrid.

- Es un buen acuerdo en el que hay cosas que nos gustan y otras que no. Cuando hicimos el pacto no estábamos pensando en las listas ni en repartos burocráticos sino en la Lomce, la ley mordaza, los desempleados y los desahucios. Las listas son importantes pero secundarias frente a la emergencia social. Cuando la gente me paraba por la calle, nadie me hablaba de listas.

- ‘Pitufo gruñón’, ‘cenizo’, ‘izquierdista tristón’. ¿Los calificativos que les dedicó Pablo Iglesias están olvidados?

- Son propios de una competición electoral. Hemos recibido de Podemos declaraciones que no nos han gustado y y ellos de nosotros lo mismo. Esto tiene que quedar en algo secundario.

- ¿Sería un fracaso no sumar los seis millones de votos que lograron por separado el 20 -D?

- No sé cuáles serán los indicadores que diferencien el éxito del fracaso. Lo importantes es que hay que ganar al PP y tenemos una potencialidad enorme. No se trata de sumar los resultados de Podemos e IU sino de multiplicarlos llegando a gente que apoyó a otras formaciones o que no votó.

- Usted ha sido testigo del deterioro de la relación entre PSOE y Podemos. ¿Qué le parece el trato que se dispensan?

- En política siempre se puede ir a la raíz de los problemas con formas elegantes y educadas. Pero, más allá de las formas, lo que nos debe importar son los contenidos políticos. La relación ha sido muy clara, el PSOE no ha querido que Podemos formase parte de su Gobierno, y Podemos se rebeló. El PSOE se siente más cómodo con Ciudadanos que con la mesa a cuatro de la izquierda.

- ¿Piensa que los socialistas están perdidos para la izquierda? ¿Ve factible un pacto postelectoral con el PSOE?

- La base social del PSOE es de izquierda, son gente con valores y principios de la izquierda. Pero el PSOE vive contradicciones, cuando gobierna no se comporta como dice su programa, sino de forma liberal. Esa contradicción hace que mucha gente que ha votado socialista se vea tentada de votarnos ahora, pero el PSOE siempre tendrá que ser un aliado. Esto necesitará una respuesta suya, aunque por ahora no parece que sea favorable.

- ¿Su objetivo es el ‘sorpasso’ al PSOE o al PP?

- Al PP. Lo que quiere la gente no es superar a los socialistas, sino cambiar su vida, y para hacerlo hay que ganar al PP. El PSOE no debe ser para nosotros un elemento central en esta campaña.

- ¿La confluencia entre Podemos e IU es una alianza de izquierda o transversal?

- Las etiquetas no son tan importantes. Yo me defino como comunista porque así lo siento, pero esta confluencia no aspira a hablar solo con gente de izquierda. Va más allá. Debemos evitar caer en debates de terminología cuando lo que le preocupa a la gente es llegar a fin de mes.

- ¿Quién tiene la mayor parte de culpa de la repetición electoral?

- El PSOE. Era la pieza maestra y todo gobierno pasaba por él. Podían haberlo jugado muy bien pero su lucha de poder interna les ha reducido capacidad de maniobra. Recuerdo a Susana Díaz diciendo «no quiero que pacten con el PP ni con Podemos y tampoco quiero nuevas elecciones». Así era imposible. El PSOE eligió una opción sin futuro: la de Ciudadanos, 130 escaños. Y después de haber visto el fracaso, insistió en esa línea; inconcebible.

- ¿Comparte el planteamiento de Podemos sobre el derecho a decidir en Catalunya? ¿Se siente cómodo?

- Somos partidarios del derecho de autodeterminación porque es la mejor forma de expresar una solución política, pero nunca votaríamos a favor de la independencia de ningún territorio. Nuestro modelo es federal, de respeto y colaboración de las clases populares de todas las partes del Estado. Pero si no arbitramos una solución dialogada y negociada en Catalunya desde luego vamos a un escenario de callejón sin salida.

- En su acuerdo eluden el debate sobre la República, una de las principales banderas políticas de IU.

- Somos republicanos y vamos a defender la República. El acuerdo al que hemos llegado con Podemos nos compromete a votar lo mismo cada vez que se debata sobre ese programa que hemos acordado. Cuando se trata de puntos que no aparecen en él, ya sea eutanasia, aborto u otras cuestiones, cada organización aplica su programa y a veces coincidirá y otras no.

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También