Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alejandro: 'Estamos viviendo un ciclo muy malo, habrá que reflexionar'

Los populares se quedan con 1 de 3 diputados y pierden 16.693 votos respecto a las elecciones de 2012

Norián Muñoz

Whatsapp
Comparecencia de Alejandro Fernández, único diputado del PP por Tarragona, junto a los  miembros de su candidatura. Foto: Lluís Milián

Comparecencia de Alejandro Fernández, único diputado del PP por Tarragona, junto a los miembros de su candidatura. Foto: Lluís Milián

En la sede del Partido Popular de Tarragona abundaban ayer las caras largas tras un fracaso que, no por esperado, resultaba menos doloroso. La tediosa noche electoral transcurrió sin apenas comentarios, más allá de la anécdota de la jornada protagonizada por varios dirigentes del partido cuando intentaban, con escaso éxito, sintonizar la 1 de TVE «porque en TV3 no nos tratan con mucho cariño».

A partir de allí los principales dirigentes no se dejaron ver hasta que los resultados quedaron claros: al final la formación se queda con un diputado en la circunscripción de Tarragona ( Alejandro Fernández) frente a los tres de las elecciones anteriores. El partido, de hecho, no tenía tan escasa representación desde 1992. En lo que respecta al número de votos no les fue mejor, pasaron de 53.591 votos en el 2012 a 36.898 en estas, una diferencia de 16.693.

Poniendo al mal tiempo buena cara, Alejandro Fernández era el único que se esforzaba por sonreír entre sus compañeros de lista. Su discurso, recibido con aplausos por una cuarentena de militantes, sirvió para reconocer la derrota.«El partido popular está viviendo un ciclo electoral malo y es evidente que vamos a tener que reflexionar sobre ello tanto en Tarragona como en Catalunya y en el conjunto de España. Son ya europeas, municipales y autonómicas en que los resultados no han sido los deseados», aseguraba.

No obstante, trató de quitar hierro al asunto y, símil futbolístico por delante, afirmó que «ni éramos dioses cuando ganamos las elecciones en esta ciudad y estuvimos a punto de obtener la alcaldía, ni ahora nos tenemos que flagelar». Recurrió, además, a las matemáticas electorales para explicar que sólo unos 700 votos «un puñado», les separaron de un segundo diputado.

En clave catalana lamentó que, en su opinión, estas elecciones «han generado una situación de inestabilidad política que ahora vete a saber cómo se gestiona el Parlament de Catalunya... Para este viaje no hacían falta alforjas».

Preguntado sobre el destino de los más de dicesiéis mil votos perdidos en tres años, reconoció que «en las ultimas convocatorias electorales Ciudadanos se ha hecho con un espacio político que en una parte sustancial viene del Partido Popular; ahora lo que tenemos que hacer es volver a seducir a ese electorado y trasladarle nuestro respeto a la decisión que ha tomado ahora».

Temas

  • ELECCIONS 27-S

Comentarios

Lea También