Más de Tarragona

Alejandro Fernández: «Tarragona debe ser influyente allá donde está el poder»

Entrevista al presidente del PP en Catalunya y candidato a la presidencia de la Generalitat

Octavi Saumell

Whatsapp
Alejandro Fernández, ayer por la mañana en la Vall de l’Arrabassada de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉALEJANDRO FERNÁNDEZ, CONVERSANDO CON EL ‘DIARI’. FOTO: PERE FERRÉ

Alejandro Fernández, ayer por la mañana en la Vall de l’Arrabassada de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉALEJANDRO FERNÁNDEZ, CONVERSANDO CON EL ‘DIARI’. FOTO: PERE FERRÉ

Habrá elecciones el día de su cumpleaños: el 30 de mayo.

Espero celebrarlo a lo grande. ¡Parece que me las dediquen!

Usted había dudado desde hace meses del 14 de febrero.

Tengo claro que la política catalana está dirigida, por desgracia, desde Waterloo. Y que ni la salud ni la economía ni el derecho a voto iban a ser las prioridades del Govern para tomar esta decisión.

¿Por qué no le interesaba a Puigdemont el 14F?

Hace tiempo que tengo la sensación que quiere agotar la legislatura. Torra tuvo tres oportunidades para convocar elecciones y siempre las aplazaba.

¿El PP apostaba por mantener los comicios el 14F?

Es que lo que hizo el Govern fue comunicarnos su decreto, no hubo ninguna negociación. Fue una comedia, ya que la decisión ya estaba tomada.

¿Qué posicionamiento hubieran tomado ustedes?

Habríamos analizado las cifras más a fondo, porque no nos dieron los datos necesarios.

¿A qué se refiere?

Nos facilitaron los datos del Departament de Salut, pero sin saber cuantos catalanes podrían no ejercer su derecho si se contagiaban entre el día que se agotaba el plazo de voto por correo y la jornada de votación.

¿En Waterloo querían el 30M?

Sí. Y en ERC veo que también.

«Barcelunya se combate ocupando puestos de decisión»

¿La fecha no se ha escogido solo por criterios sanitarios?

El espectáculo vergonzoso y bochornoso que han dado el PSC y el Govern, mercadeando una fecha sin ningún tipo de criterio sanitario, ha sido patético. Han pensado en cualquier cosa menos en la salud de los catalanes.

Los comicios se han retrasado 105 días. ¿Lo ve excesivo?

Han adoptado la decisión que creen que electoralmente les va mejor. Es la cuarta vez que se aplazan. Podían haber sido en septiembre, con buenos datos sanitarios, pero no quisieron. Quieren acabar la legislatura.

¿Cree que no se harán el 30M?

No descarto un nuevo aplazamiento, pero no puedo afirmarlo con rotundidad.

El PSC se oponía.

Han dado una imagen frívola, de que no les importaba hacer elecciones porque alguna encuesta les va bien.

¿Illa debe dejar el Ministerio?

No puede ser candidato y responsable de la salud de los españoles. La sanidad exige una dedicación total, no puede estar con la cabeza en una campaña electoral.

El ministro Campos cree que el aplazamiento «suspende la democracia». ¿Es así?

Debería recordar que, en la aprobación del Estado de alarma, Sánchez pactó con ERC el posible aplazamiento electoral. Fue una concesión del pacto presupuestario. Que ahora no se quejen.

¿Cree que los indultos llegarán para el 30M?

No me gusta frivolizar. Me encantaría que la situación en Catalunya se pacificara, pero no recuerdo en la historia de la humanidad que se haya dado un indulto a alguien que dice que lo volvería a hacer. Sería una invitación a la reincidencia en el delito.

Las cárceles vuelven a proponer el tercer grado para los presos. ¿Cómo lo ve?

Debe cumplirse la ley. Ya ha habido alguna ocasión en la que el Supremo ha corregido al Govern en este tipo de concesiones.

¿Ha hablado directamente o indirectamente con algún preso o político en el extranjero?

No, y no tengo previsto hacerlo.

«Los tarraconenses no podemos lamentarnos y tener espíritu victimista. Tenemos que salir a ganar el liderazgo en Barcelona y Madrid»

¿Tenía amistad con alguno?

Tenía una relación cordial con todos, como he tenido en toda mi vida con todos mis adversarios políticos.

En 2016, cuando era concejal de Tarragona, pactó con el PSC de Ballesteros. ¿Volvería a hacerlo ahora con Illa para evitar un gobierno soberanista?

Su socio prioritario es Esquerra.

ERC y PSC aseguran que no pactarán.

Eso lo dicen siempre, pero luego la realidad les desmiente. Allá donde han podido han pactado. Lo que ocurrió en Tarragona fue una excepción que ellos mismos ya han descartado. Lo que quieren hacer es un Tripartit con ERC. Si suman, lo intentarán.

¿Pero usted se lo ofrecería?

Catalunya necesita un gobierno constitucionalista, pero lo que me obsesiona ahora es ilusionar a los catalanes que comparten la idea de la libertad económica, de la convivencia, la defensa de la propiedad privada y la libertad educativa a votarnos.

Vienen de unos pésimos resultados en 2017. ¿Esta situación le recuerda a la que se encontró en Tarragona en 2006?

Estoy especializado en resucitar proyectos políticos. Todos los sondeos dicen que podemos doblar diputados. Estamos superando un momento muy duro.

Dos tarraconenses, usted y Lorena Roldán, liderarán la lista del PP en Barcelona. ¿Qué significa esto?

Me comprometí a que el PP sería el partido que más apostaría por Tarragona. Y creo que lo estamos demostrando. Ninguna otra formación había tenido nunca a tarraconenses en puestos tan altos.

¿Había complejos?

Yo nunca los he tenido. Muchas veces he dicho que los tarraconenses, en vez de lamentarnos por las esquinas a todas horas y tener espíritu victimista, lo que tenemos que hacer es salir a ganar el liderazgo, ser influyentes y buscar el centro de poder allá donde está. Tanto en Barcelona como en Madrid.

¿Se imagina que un partido en Tarragona presentara a dos barceloneses como cabezas de cartel? ¿Qué se diría?

¡Barcelunya! Obras son amores, y lo que estamos demostrando en el PP es una apuesta por Tarragona sin precedentes.

El próximo Parlament puede ser el más tarraconense de la historia, con usted, Roldán, Inma Rodríguez, Viñuales, Sans, Castillo, Estrada, Campdepadrós...

Ya era hora. Me gusta señalar que los pioneros somos los del PP.

Pero usted se presenta por Barcelona. ¿Esto es Barcelunya?

Es que Barcelunya se combate ocupando puestos de decisión en Barcelona para que no se olviden de Tarragona. Debemos ser influyentes y estar allí presentes.

¿Por qué apuesta por Lorena Roldán?

Es un activo político importantísimo: es la ganadora de las primarias de Ciudadanos y portavoz nacional. Es una gran figura.

Ficha a una número ‘2’ que participó en una Via Catalana.

Siempre digo que si medio millón de catalanes cambiaran de opinión, el procés se acabaría en media hora. Las personas que a lo largo de su vida cambian de opinión merecen todo el respeto. Jiménez Losantos era comunista de joven, o Verstrynge era de Alianza Popular. La gente cambia, a veces para bien.

«La ciudad de Tarragona pasa por una etapa muy difícil, con un alcalde sin proyecto ni energía. ¿Una moción de censura? La veo lejana»

¿Es un barco a la deriva Cs?

Es un proyecto político con enormes dificultades.

Los sondeos les dan un techo de diez diputados.

No me fijo mucho, pero las cosas no se construyen en dos días. En Tarragona me marqué como objetivo ser alcalde, y estuve a punto de lograrlo.

Ricomà es alcalde con 7 ediles, los mismos que tuvo usted en 2011. ¿Qué le dice esto?

Sí, a uno le coge un poco de melancolía porque es verdad que todo el mundo sabe que me hubiera hecho mucha ilusión ser alcalde de Tarragona. La política municipal es la mejor escuela. Soy españolazo, catalanazo y...¡tarraconazo!

¿Es una pantalla pasada ya?

Sería muy raro que volviera a la política municipal. La vida son etapas y ahora estoy en otra. Fíjese, sin embargo, que las tres cosas que predije se han cumplido: el colapso del sistema ferroviario, la desertización del centro y la pérdida de la capitalidad sanitaria.

¿Qué ha hecho mal el Partido Popular en la ciudad de Tarragona para pasar de siete concejales a dos?

Soy autocrítico, llevamos años perdiendo apoyos. Sin embargo, estoy seguro de que si hoy hubiera elecciones municipales el resultado sería muy distinto. Tocamos fondo y ahora crecemos.

Apuestan por la ‘Cayetana’ de Tarragona para el 30M: Inmaculada Rodríguez.

Les une una capacidad intelectual enorme. Tienen personalidades muy distintas, pero que personas de una alta capacidad se dediquen a la política siempre es una buena noticia.

¿La ve de alcaldable en 2023?

La vida son etapas, y ahora ella va a tener una de muy emocionante en el Parlament. El futuro dirá. Mi confianza en el grupo municipal, liderado por José Luis Martín, es total.

¿Cómo ve ahora la Tarragona de Pau Ricomà?

Nosotros dejamos redactado un proyecto de Banco de España, que recibió el apoyo de la UE y que como no ejecuten la subvención la perderán. Tarragona vive una etapa muy difícil, con un gobierno paralizado. No hay firma grande que no haya abandonado la Rambla.

La desertización viene de hace mucho.

Siempre dije que en el centro de la ciudad tenía que haber un comercio determinado, con un plan de usos, sin importar su origen. Es la joya de la corona, pero si las cosas se hacen mal se recogen los frutos. Y lo peor es que esta situación va a ir a más, no veo al gobierno capaz de revertirlo.

¿Qué le parece la gestión del alcalde?

Desde el respeto personal, creo que no tiene ni proyecto ni energía.

Suenan tambores de moción de censura. ¿Cree que será necesario presentarla?

Depende de quien lo haga y de qué programa traiga, pero lo veo lejano. Las mociones de censura son constructivas, con un programa de gobierno.

El fiscal pide casi seis años de cárcel a Ballesteros. ¿Usted dimitiría si estuviera en su lugar?

Yo haría lo que dicen los estatutos de mi partido, que determinan que si te abren juicio oral debes presentar tu dimisión. Respeto las decisiones de la justicia. Mi deseo personal es que a Ballesteros le vayan bien las cosas.

«No descarto que haya un nuevo aplazamiento de las elecciones del 30 de mayo. Waterloo quiere acabar la legislatura»

¿Cómo se puede pacificar la situación en Catalunya?

La primera cuestión es un esfuerzo de concordia y convivencia, pero estas no pueden venir a través de un chantaje que es incumplir la ley, sino de una actitud personal. Uno debe tener comprensión hacia las ideas del otro, pero siempre en el marco del cumplimiento de la ley. Sin ley, no hay convivencia ni concordia. Catalunya es plural.

¿Se puede pacificar por la vía judicial?

La vía judicial se la busca el que comete un delito.

¿Cómo definiría la legislatura que acabó en diciembre?

Ha sido una legislatura perdida y delirante.

¿Torra ha sido el peor President de la historia de la Generalitat?

Hombre, tiene competencia clara porque Puigdemont le había puesto el listón muy alto, pero creo que ambos han destrozado la credibilidad de la institución y han destruido también el prestigio de la figura de la presidencia de la Generalitat.

¿Qué se juega Catalunya en las elecciones de mayo?

Dar un portazo al procés y volver a recuperar la normalidad para volver al crecimiento económico.

¿Está muerto el ‘procés’?

Ha mutado al Congreso. Ahora mismo el gran objetivo del separatismo es lograr, a través de una alianza con Podemos, erosionar a la Monarquía parlamentaria española desde la Cámara Baja. Los debates más hostiles se están viviendo en el Congreso. En los próximos tiempos la política española se va a asemejar a lo que vivimos en Catalunya en 2017.

¿Cree que tiene que volver a España el Rey Emérito?

Esta es su decisión personal. Hay una investigación abierta y nosotros respetamos que la justicia es igual para todos.

¿Le sorprende esta situación?

Cuando hay una investigación abierta la experiencia dice que uno debe ser prudente hasta que la justicia no se pronuncie. De lo contrario, la realidad puede dejarte en evidencia.

¿Cree que puede volver a haber un 1 ó 27 de octubre si ganan las fuerzas independentistas el 30M?

Ya han podido comprobar a qué conduce eso. Ellos sabrán qué es lo que quieren hacer y si quieren repetir las vías ilegales y unilaterales. El Código Penal contempla este tipo de situaciones.

¿Qué supondría que los soberanistas superaran el 50% de los votos?

Poco, en la medida que no necesitaron superarlo para lanzar un ataque unilateral. Con el 47% ya lo hicieron.

¿Ve posible el 50%?

Solo podría ocurrir con una baja participación. Cada vez que la inmensa mayoría de los catalanes salimos a votar el separatismo no tiene mayoría.

¿Pactaría con Vox?

No creo en los cordones sanitarios, ni para Vox ni para la CUP, pero el proyecto de Vox y el nuestro son muy distintos.

Temas

Comentarios

Lea También