Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Alimentos fermentados, el regreso de una tradición milenaria

Los especialistas destacan el futuro de esta práctica por su capacidad de mejorar la salud

EFE

Whatsapp
La fermentación de los alimentos también tiene beneficios para prevenir problemas como el de la obesidad. FOTO: GETTY IMAGES

La fermentación de los alimentos también tiene beneficios para prevenir problemas como el de la obesidad. FOTO: GETTY IMAGES

La fermentación de los productos en sal es la práctica más antigua de la que se tiene conocimiento para la conservación de los alimentos. Se trata de una costumbre milenaria, que ha estado relegada de los recetarios de cocina durante siglos y que ahora vuelve con fuerza para mejorar nuestra salud, tanto física como psicológica. Aunque no seamos conscientes de ello, cada uno de nosotros tiene en su interior unos dos kilos de bacterias. Se calcula que nueve de cada diez células que viven en nuestro cuerpo no son «nuestras», sino que son bacterias. Es la llamada microbiota.

«Tenemos con ellas una relación de simbiosis, las bacterias tienen sus necesidades y nos las demandan. En ocasiones comemos azúcar o alimentos salados y creemos que es simplemente porque nos apetece cuando realmente son las bacterias las que nos lo piden», ha explicado la pamplonesa Nerea Zorokiain, una de las organizadoras del I Festival de Fermentación Europeo. 

Zorokiain, autora del libro Fermentación, crea recetas saludables, sencillas y transformadoras, ha comentado que aproximadamente el 20% de la alimentación mundial está fermentada: «Hay muchas cosas en nuestro día a día, como el pan, la cerveza o los lácteos, que son fermentos».

Ésta es una práctica muy antigua, que se remonta a miles de años cuando la única forma de conservación de los alimentos era la fermentación. «Cuando no había neveras, se utilizaba la sal. De hecho, la palabra salud, viene de sal, al igual que salario. Poseer sal era tener salud y poder conservar alimentos», ha subrayado.

La fermentación, ha indicado, consiste en hacer proliferar en el alimento ciertas bacterias, levaduras y hongos, y para ello se utiliza la sal, que actúa como conservante y además es un medio idóneo para que se reproduzcan bacterias, sobre todo las lácticas de la verdura. Es un entorno, ha recordado Zorokiain, «muy similar al medio marino, que es donde viven la mayoría de las bacterias».

La especialista en fermentación ha resaltado que ésta es una de las prácticas culinarias de mayor futuro por su capacidad de mejorar la salud física y mental. También tiene importantes beneficios para prevenir problemas como el de la obesidad. «Cuando tenemos una buena microbiota, cuando estamos impregnados de una buena carga bacteriana, procesos tan básicos como el de nutrición funciona correctamente y entonces el sistema inmune también lo hace», ha afirmado. 

Zorokiain ha asegurado que poco a poco se ha dejado de consumir alimentos fermentados, sobre todo los probióticos que proceden de cualquier verdura puesta en salmuera: «Con la paranoia que nos entró de que a todas las bacterias hay que matarlas y que todo hay que tenerlo superlimpio, empezó a pasteurizarse todo y perdimos esta costumbre».

Temas

Comentarios

Lea También