Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Andreu Suriol sustituirá a Albert Abelló en la Cambra de Tarragona

El comité ejecutivo aprobará el próximo 4 de febrero la propuesta realizada ayer por parte del pleno de la corporación cameral
Whatsapp
Andreu Suriol i Ribé, en una imagen de archivo. Foto: Pere Toda/DT

Andreu Suriol i Ribé, en una imagen de archivo. Foto: Pere Toda/DT

El hasta ahora presidente de la Cambra de Comerç de Tarragona, Albert Abelló, presentó ayer su dimisión como máximo responsable del ente cameral para centrarse en su nueva etapa como político. Según ha podido saber el Diari, el empresario tarraconense entregó una carta al secretario de la cámara y anunció su decisión durante el pleno ordinario que se celebró ayer, y que sirvió para tirar hacia adelante la propuesta para que el farmacéutico Andreu Suriol se convierta la próxima semana en el nuevo presidente hasta la convocatoria de comicios.

Así lo reconoció a última hora de ayer a este periódico el propio Abelló, quien de esta forma cumple el compromiso de dejar la Cambra antes de ser ratificado, pasado mañana, como candidato a la alcaldía de Tarragona por parte de la asamblea de militantes de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC). Abelló se impuso a la actual portavoz municipal en el Ayuntamiento, Victòria Forns, por un estrecho margen de 16 votos a 12 en las elecciones primarias que se llevaron a cabo la pasada semana entre los treinta integrantes que forman parte del Comitè Local de la formación nacionalista. Pasado mañana será ratificado por parte de los afiliados de la formación nacionalista.

Ocho años en el cargo

Abelló, que es técnico superior en Automoción y Máster en Márketing, accedió a la presidencia de la Cambra de Comerç tras las elecciones que se llevaron a cabo en mayo de 2006, y a las que accedió como miembro de la patronal Pimec tras presentarse contra el actual presidente de la Cepta, Antoni Belmonte. Actualmente ya había expirado su segundo mandato al frente de la corporación, pero seguía ejerciendo ya que la Cambra está pendiente de que el Estado español convoque las elecciones camerales.

Ayer, Abelló manifestó que la decisión de dimitir esta semana se debe al hecho de que «no quiero politizar ni un minuto la Cambra», por lo que considera que dejar el ente «es un acto de responsabilidad, ya que se trata de una institución que, ante todo, debe salvaguardar su imparcialidad política».

Albert Abelló, de 54 años, remarcó que ostentar la presidencia de esta institución durante ocho años «ha sido una gran satisfacción» y, de hecho, destacó que en el pleno ordinario de ayer se aprobó un presupuesto de 1,7 millones de euros, una cifra que incrementa en un 48% la dotación económica respecto a la que tuvo en 2014.

Suriol ya era vicepresidente

El nuevo presidente, que está a punto de cumplir los 70 años de edad, tomará posesión durante el comité ejecutivo que se ha convocado para el próximo 4 de febrero. Todo parece indicar que tendrá un mandato interino, hasta que se lleven a cabo las próximas elecciones.

Andreu Suriol Ribé ha ejercido desde el año 2006 como vicepresidente segundo de la institución. Es licenciado en Farmàcia y diplomado en Òptica Oftàlmica i Acústica Audiomètrica por la Universitat de Barcelona. Ejerció como farmacéutico titular del Departament de Salut de la Generalitat de Catalunya durante 29 años y, asimismo, es titular de una farmacia en l’Arboç del Penedès desde 1973.

Suriol fue fundador y primer presidente de la Associació de Farmacèutics Empresaris de Tarragona, así como de la Federació Catalana d’Associacions de Farmacèutics Empresaris. Entre los años 2004 y 2012 también fue el presidente del Col·legi de Farmacèutics de Tarragona.

En el año 2010 fue premiado con la medalla Josep Trueta al mérito sanitario y, asimismo, también ha recibido la medalla de oro por parte del Colegio de Farmacéuticos de Madrid.

 

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También