Aprobados cambios para agilizar el cobro del ingreso mínimo

El plazo máximo para resolver y notificar solicitudes se amplía hasta los seis meses, se garantiza la tramitación de todas las peticiones recibidas, y se extiende la retroactividad

EFE

Whatsapp
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ayer tras el Consejo de Ministros. FOTO: NARANJO/EFE

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ayer tras el Consejo de Ministros. FOTO: NARANJO/EFE

El Consejo de Ministros aprobó ayer martes una serie de modificaciones en la normativa que regula el ingreso mínimo vital (IMV) para dotar de agilidad su tramitación «dando respuesta en un menor plazo de tiempo».

Así lo explicó la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, que apuntó entre esos cambios la ampliación del plazo máximo para resolver y notificar las solicitudes hasta los 6 meses.

En un comunicado, el Ministerio de Inclusión señaló que se garantiza «la tramitación de todas las peticiones recibidas hasta ahora, sin que se produzca ninguna desestimación por silencio administrativo negativo».

El Gobierno también va a extender el periodo de retroactividad desde del 15 de septiembre hasta el 31 de diciembre, de forma que a todos los solicitantes hasta fin de año se les abone la prestación desde el 1 de junio.

«Con esta medida se pretende evitar que los problemas que han tenido los ciudadanos para obtener toda la documentación, especialmente en el contexto de pandemia, les haga perder derechos económicos», señaló el Ministerio de Inclusión en su comunicado.

Junto a esto se ha eliminado el requisito de estar dado de alta en los servicios públicos de empleo (SEPE) a la hora de solicitar el IMV, de forma que se pueda cumplimentar en los seis meses siguientes. Y estarán exentos de esta obligación los estudiantes de estudios reglados menores de 28 años, los cuidadores no profesionales de personas en situación de dependencia, así como personas mayores de 65 años, discapacitadas en un grado igual o superior al 65%, en situación de dependencia reconocida o perceptoras de pensiones contributivas de incapacidad permanente absoluta o de gran invalidez; de invalidez no contributiva o jubilación no contributiva.

Las modificaciones aprobadas permitirán un cruce de datos de la Administración con el padrón para que la información se autentifique de forma automática, eliminando un tramite que dificulta la entrega de documentación.

La ministra portavoz, María Jesús Montero, añadió que se va a facilitar que los beneficiarios actuales de IMV de las comunidades autónomas «pasen a serlo de IMV, reconociendo así las resoluciones de funcionarios autonómicos».

Inclusión explicó que podrá reconocer a estas personas hasta el 31 de diciembre de 2020 si la comunidad autónoma certifica la constitución de la unidad de convivencia y tiene en su poder la documentación que acredite el cumplimiento de los requisitos de la prestación (salvo el de vulnerabilidad económica, que se comprueba con la Agencia Tributaria o con las haciendas forales).

El Gobierno también aprobó ayer la prórroga de la consideración como contingencia profesional derivada de accidente de trabajo de las enfermedades padecidas por el personal que presta servicio en centros sanitarios o sociosanitarios por contagio por coronavirus.

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, había avanzado por la mañana que el Consejo de Ministros impulsaría cambios para resolver las «deficiencias técnicas» en el cobro del IMV. Iglesias lo explicó en TVE en la que ha comentado que el ingreso mínimo se aprobó deprisa, en una situación de emergencia, pero ha reconocido que muchos de los solicitantes no lo han podido cobrar.

Temas

Comentarios

Lea También