Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Noticias Medioambiente

Así funcionan los tres termómetros 'oficiales' de Tarragona

En la ciudad funcionan dos estaciones meteorológicas automáticas de la AEMET y el Servei Meterorològic de Catalunya y una manual que mantiene un grupo de voluntarios

Norian Muñoz

Whatsapp
Joan Vives muestra a una familia cómo funciona la estación meteorológica.  FOTO: PERE FERRÉ

Joan Vives muestra a una familia cómo funciona la estación meteorológica. FOTO: PERE FERRÉ

En época de teléfonos móviles que dicen, al momento, cuál es la temperatura aquí y en la China, cuesta imaginar, físicamente, dónde están los termómetros que calculan de manera ‘oficial’ cuánto calor hace.

En el caso de la ciudad de Tarragona hay dos estaciones automáticas que pertenecen a la Servei Meteorològic de Catalunya, SMC y a la Agencia Estatal de Meteorología, AEMET, respectivamente.

La que reporta datos desde hace más tiempo es la estación de la AEMET, ubicada en el párking del Campus Catalunya de la URV desde 2008. Entre 1988 y esa fecha hubo una estación manual en la Plaça Imperial Tàrraco, pero ya no funciona.

Que la estación sea automática implica que va reportando los datos sin intervención humana más allá del mantenimiento que realizan técnicos de Barcelona.

La segunda estación automática es la del SMC y se encuentra ubicada en el Complex Educatiu, antigua Universidad Laboral.

Esta estación acaba de cumplir su primera década y a propósito de ello publicaron algunos datos curiosos, como el hecho de que la temperatura media de todo el año en la ciudad es de 17,1 ºC y la humedad del 68%. La temperatura máxima desde que funciona se registró el 27 de agosto de 2010 cuando se llegó a los 39,9 ºC y la mínima el 13 de febrero de 2012 cuando hubo -4,5º.

Los reportes de esta estación se actualizan cada media hora en la web del meteo.cat.

Los voluntarios del tiempo

Pero a estas dos estaciones, que emiten sus datos por separado hay que sumar la estación manual que funciona en el Hort de la Sínia de Tamarit y que está adscrita a la Xarxa d’Observadors Meteorològics del SMC.

Al frente de la idea está Joan Vives, quien, junto a otros cuatro voluntarios, cada día a la misma hora (a las ocho en invierno y a las nueve en verano) desde 2010 acuden a tomar los datos de la estación.

Además de la temperatura o la cantidad de lluvia, hacen observación directa de aspectos como la visibilidad y las nubes. Los datos que recogen también se cuelgan en el meteo.cat.

La mínima ayer era de 23 ºC «y eso que estamos al lado del río», explicaba Vives a la personas que fueron a hacer talleres de sensibilización medioambiental al huerto.

Y es que la estación sirve, además, para entender mejor la salud de las plantas que, ahora mismo, «están estresadas como nosotros», reconoce. Es una oportunidad, asegura, para que niños y adultos entiendan, viéndolo con sus propios ojos, que el cambio climático ya está aquí.

Comentarios

Lea También