Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ataúdes de fantasía para despedir a los difuntos

Mundo. Teléfonos, bombillas, cangrejos... La imaginación no tiene límites en Ghana a la hora de diseñar la caja mortuoria

Diari de Tarragona

Whatsapp

Cada cultura y cada lugar tiene su propia forma de marcharse al más allá, pero en Ghana lo hacen con estilo y originalidad. Teléfonos óviles Nokia, bombillas, camionetas, un fajo de billetes, cangrejos… en Ghana el último lujo que puedes tener en la vida -o en la muerte- es ser enterrado en un ataúd de fantasía, hecho a medida y tematizado como desees.

Esta peculiar tradición artístico-funeraria nació en los años 50, cuando algunos artesanos comenzaron a crear estos ataúdes de fantasía y la idea se extendió rápidamente entre sus vecinos. Ahora, algunos talleres especializados en este tipo de carpintería, como el de Kane Kwei o el de Kudjoe Affutu, se han hecho famosos exponiendo sus piezas y vendiéndolas alrededor del mundo. Además, esta peculiar expresión artística también ha servido para atraer a numerosos turistas a estas ciudades, para ver de cerca unas obras de arte que acaban bajo tierraalbergando a los difuntos.

Despedida festiva

Para llegar a entender el porqué de estos ataudes fantasía hay que tener en cuenta que los ritos funerarios en Ghana son una de las prácticas más importantes para honrar a los ancestros. La muerte, a diferencia de la cultura occidenta, se trata como una despedida festiva en la que amigos y familiares del difunto dicen adiós a la persona querida antes de marcharse al más allá. Por eso los artesanos que construyen estos ataudes tienen que claro que su diseño dice mucho de la persona fallecida, pero también dice mucho de su familia, quien lo ve como un último regalo para el difunto.

El diseño de los ataúdes ilustran la personalidad, la profesión o las pasiones del difunto en la mayoría de ocasiones: un proyector para un amante del cine, una gallina para un granjero, una máquina de coser para un modista, etc. El precio de un ataúd hecho a medida varía según el diseño, el tamaño y el lugar a donde deben enviarlo. Cuando es a nivel local, el precio podría ser de alrededor de unos 1.000 cedis ghaneses (aproximadamente 300 dólares) o más. El precio de los ataúdes que se exportan es de 1.000 dólares o más.

Los talleres de algunos artesanos han sido, incluso, sedes de exposiciones, además de que varias piezas han sido vendidas a museos de todo el mundo. Estos ataúdes de fantasía serán, en algunos casos, el único lujo que se darán, pues en países de África es la muerte y no la vida la que tiene que ser exuberante.

Temas

Comentarios

Lea También