Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Basf, sobre el retraso del tercer carril: "Los trenes de mercancías no votan"

La multinacional, que a finales de año inaugurará la quinta línea de producción de fungicidas de Tarragona, lamenta que las autoridades no hayan entendido el 'valor estratégico' del proyecto

Núria Pérez

Whatsapp
Perspectiva de las instalaciones de Basf en La Canonja, en el polo petroquímico de Tarragona. FOTO: DT

Perspectiva de las instalaciones de Basf en La Canonja, en el polo petroquímico de Tarragona. FOTO: DT

La conexión del site de la multinacional química alemana BASF en La Canonja con el ancho ferroviario europeo para el transporte de mercancías en tren hacia el centro de Europa volvió a ser el pasado miércoloes protagonista de la presentación de resultados.

El hasta ahora máximo responsable de BASF Española, Erwin Rauhe, que permanecerá como vicepresidente del consejo de administración, reconoció ayer sentirse «sorprendido» por no haber logrado en sus quince años al frente de la multinacional en España que las autoridades del Estado entendieran el valor estratégico del proyecto. Rauhe afirmó que la demora sólo se explica porque los trenes de mercancías no depositan votos en la urnas.

En la misma línea el nuevo director de BASF Española, Carles Navarro, tildó de «decepcionante» la falta de noticias al respecto y afirmó que espera que el nuevo gobierno surgido de las elecciones del 26-J tenga mayor sensibilidad para finalizar esta obra. Según Navarro, la primera inversión que está condicionada por el retraso del tercer carril es la estación intermodal de mercancías que se ubicará en el complejo de BASF, que impulsan junto a otras cinco compañías y que supondría un desembolso de 30 millones de euros. El proyecto de ingeniería de la estación así como sus estudios de mercado están hechos y ratifican que el proyecto es técnica y económicamente muy interesante pero las obras no comenzarán hasta que haya «certidumbre» sobre el tercer carril.

Los responsables de la multinacional en España no concretaron qué otras oportunidades de inversión al margen de la estación se están dejando escapar como consecuencia de la falta del ancho europeo aunque sí que indicaron que sobre todo se trata de las relacionadas con producciones de gran volumen y no tanto con las de productos químicos de valor añadido. En este segundo ámbito enmarcaron la puesta en marcha de la quinta línea de producción de la planta de formulación de fungicidas de Tarragona, prevista para finales de este año y que supondrá un aumento de la capacidad de producción de un 25%, la creación de unos 30 nuevos puestos de trabajo y una inversión de 21 millones de euros, la más importante en una única planta en los últimos diez años.

Tanto Navarro como Rauhe subrayaron que esta nueva planta demuestra la apuesta de BASF por el site de La Canonja, pese a la reciente venta a la estadounidense W.R. Grace, del negocio de catalizadores, que incluye una planta de Tarragona.

Preguntados sobre el polo petroquímico tarraconense y la falta de grandes inversiones, los representantes de BASF Española afirmaron que la multinacional ha seguido invirtiendo cada año pese a la crisis y que a veces es más importante eso que no anunciar un gran desembolso y que no hayan más en los siguientes seis años porque al final la cifra es similar.

Eso sí reconocieron otra desventaja competitiva de España y como consecuencia de Tarragona:los costes de la electricidad, que para un grupo químico pueden llegar a ser de entre el 45% y el 50% del total, por encima de la mano de obra y que aquí llega a ser un 30% más cara que en otros países con los que competimos.

El grupo químico alemán dio a conocer sus resultados en España en 2015. Las ventas fueron de 1.194 millones de euros, un 3% menos que en 2014. Pese a ello Navarro se mostró «moderadamente satisfecho» porque según él, lo que ha caído es la facturación de servicios a terceros y no la venta de productos químicos.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También