Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Berlín activa la expulsión de delincuentes extranjeros

Todo extranjero que incurra en abusos sexuales, contra la vida, la integridad física o la propiedad, deberá contar con la posibilidad de ser expulsado del país, anunciaron los ministros de Interior y Justicia

EFE

Whatsapp
Un grupo de transeúntes obseva los carteles y pancartas colocadas en la estación principal de Colonia (Alemania) el 11 de enero de 2016. La policía de Colonia informó de que el número de denuncias presentadas por presunt

Un grupo de transeúntes obseva los carteles y pancartas colocadas en la estación principal de Colonia (Alemania) el 11 de enero de 2016. La policía de Colonia informó de que el número de denuncias presentadas por presunt

El Gobierno alemán anunció una reforma para agilizar la expulsión de extranjeros que hayan cometido delitos, en medio de la alarma por los abusos sexuales y robos masivos registrados la pasada Nochevieja y entre cuyos presuntos autores hay peticionarios de asilo. Las llamadas a no instrumentalizar lo ocurrido en Colonia y otras ciudades alemanas se sucedieron ayer desde el Ejecutivo de la canciller Angela Merkel, junto con el anuncio de medidas para mejorar la protección a la mujer frente a estos delitos.

Todo extranjero que incurra en abusos sexuales, contra la vida, la integridad física o la propiedad, deberá contar con la posibilidad de ser expulsado del país, anunciaron los ministros de Interior y Justicia, Thomas de Maizière y Heiko Maas. El propósito del Gobierno es agilizar los procesos de expulsión de quienes hayan sido condenados en firme a penas, en principio, de un mínimo de un año por delitos que van del homicidio a lesiones físicas, violaciones, acoso sexual o robo con reincidencia.

Incluso en caso de que la pena recibida sea inferior a un año puede abrirse un proceso de expulsión, precisó De Maizière.

En la misma línea, podrán perder el derecho a asilo los solicitantes condenados a una pena de más de un año y que supongan un peligro para la comunidad. Hasta ahora, se consideraba que la pena mínima para abrir un proceso de expulsión era de dos años y siempre bajo la prerrogativa de que se tratara de casos de especial gravedad o gran reincidencia.

Temas

  • INTERNACIONAL

Comentarios

Lea También