Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cada catalán dedica 185 días a trabajar para pagar impuestos

Son siete días más que los riojanos, los de menos presión tributaria del Estado y cuatro más que la media de los españoles

Agencias

Whatsapp
Un sueldo medio de 24.400 euros brutos destina 102 días a la Seguridad Social, 37 al IRPF y 25 a IVA.  Foto: DT

Un sueldo medio de 24.400 euros brutos destina 102 días a la Seguridad Social, 37 al IRPF y 25 a IVA. Foto: DT

Los catalanes son los que más esfuerzo fiscal hacen, siete días más que los riojanos -los de menor presión tributaria- y 613 euros más al año, según un informe presentado ayer, que achaca estas diferencias al hecho de que en Catalunya la mayor parte de los impuestos están por encima de la media nacional.

Así, un catalán dedica 185 días a trabajar para pagar impuestos, cuatro más que la media de los españoles, de 181 días, según un estudio de la Unión de Contribuyentes y la Fundación para el Avance de la Libertad difundido ayer sobre el llamado «día de la liberación fiscal», que tendrá lugar de media el 30 de junio.

Es un informe que calcula el día en que los trabajadores dejan de dedicar su esfuerzo laboral a pagar impuestos tomando como modelo el de una persona casada, con un hijo a cargo de los dos progenitores y con unos ingresos brutos de 24.400 euros.

Mientras los aragoneses, asturianos, baleares, extremeños, madrileños y navarros se «liberarán» de pagar impuestos el 30 de junio, los catalanes tendrán que seguir trabajando sólo para Hacienda hasta el 4 de julio.

Entre medias, los valencianos terminarán de pagar impuestos el 1 de julio, y los cántabros y castellanomanchegos, el 2 de julio.

Riojanos, debajo de la media

Por debajo de la media están los riojanos, que terminan el 27 de junio; los canarios, gallegos y vascos, el 28 de junio, y los andaluces, castellanoleoneses y murcianos, el 29 de junio.

Las variaciones entre unas comunidades y otras se debe en gran medida a los impuestos municipales como el IBI o el Impuesto de Circulación.

En La Rioja, por ejemplo, los contribuyentes se ven beneficiados también por la falta del gravamen autonómico sobre la venta minorista de hidrocarburos y porque el Impuesto sobre la Renta es más reducido en esta región, lo que permite que sus ciudadanos se ahorren en torno a 240 euros al año en impuestos.

Junto a la reforma fiscal estatal, en 2016 ha habido cambios en el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta (IRPF) en Andalucía, Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Galicia y La Rioja.

No obstante, sólo cuatro comunidades han aplicado medidas fiscales que tengan impacto sobre el trabajador medio: los contribuyentes andaluces y gallegos son los que más se han beneficiado y se ahorran al año 158 y 148 euros, respectivamente, los riojanos, 43 euros, y los de Castilla y León, 79.

En cambio, los contribuyentes navarros no sólo no se han podido beneficiar de la rebaja fiscal estatal, estimada en 70 euros de media al año, sino que la reforma del gobierno autonómico se ha traducido en una subida anual para el trabajador medio de 101 euros, según avisa este informe.

Respecto al impuesto sobre la venta minorista de hidrocarburos, Castilla y León lo eliminó, mientras que Navarra y Aragón lo han introducido este año a una tasa de 2,4 céntimos por litro. Las demás comunidades lo han mantenido sin cambios.

Navarra y País Vasco son las dos comunidades que desde siempre han sabido aprovechar su régimen fiscal para gravar las rentas del trabajo por debajo de la media nacional, indica el estudio, que añade que en los últimos años también Madrid, Galicia, La Rioja, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cantabria, Andalucía y Canarias han utilizado el tramo autonómico del IRPF para reducir el esfuerzo fiscal a las rentas medias y bajas.

Con todo, avisa de que Catalunya, Comunidad Valenciana y, desde este año, también Navarra, han empleado el tramo autonómico del impuesto para castigar al trabajador de renta media.

De hecho, revela que Navarra es la única comunidad que este año retrasa su día de liberación fiscal

Según el documento, los españoles dedicarán este año 181 días a trabajar para pagar impuestos, cuatro días más que hace seis años, lo que equivale a 15.706 euros anuales.

Pese a ello, se trata de un día menos que el año pasado, lo que implica que los contribuyentes dediquen sus ingresos hasta el 30 de junio al esfuerzo fiscal. Es el segundo año consecutivo en el que se produce una mejora debido a la rebaja fiscal.

102 días a la Seguridad Social

En concreto, un sueldo medio anual de 24.400 euros brutos destina 102 días a pagar las cotizaciones a la Seguridad Social, 37 al IRPF, otros 25 al IVA, 12 a impuestos especiales y 5 a otros tributos. En total, según el informe presentado por la Unión de Contribuyentes el ciudadano medio dedica 15.706 euros al fisco, aunque incluye el pago de las cotizaciones sociales que hace la empresa por el trabajador.

La segunda parte de la rebaja del IRPF que ha tenido sus efectos este año ha supuesto un ahorro de 70 euros para el contribuyentes. Sin embargo, esta medida no ha compensado subidas anteriores. «Las últimas reformas fiscales del Gobierno no reparan las fuertes subidas previas, por ejemplo el IVA», explicó Cristina Berechet, autora del informe. De hecho, en 2016 los ciudadanos necesitarán cuatro días más para cumplir sus obligaciones fiscales que en 2010.

En este sentido, la investigadora consideró prioritario reducir las cotizaciones a la Seguridad Social para generar más empleo. «España paga entre 8 y 12 puntos más de cotizaciones que los países del entorno», resaltó Berechet. En su opinión «lo ideal son fondos de pensiones privados y que cada trabajador se jubile cuando quiera». Asimismo, también consideró necesario abrir el debate sobre qué servicios públicos debe cubrir realmente el Estado para adecuar después la carga fiscal a esos gastos.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También