Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cada dos horas y media se suicida una persona en España

La mejor prevención es no silenciar el problema y hablar de ello para desterrar falsos mitos, según los expertos

EFE

Whatsapp
Foto: Wikipedia

Foto: Wikipedia

Cada dos horas y media se suicida una persona en España, diez al día: duplican a los de accidentes de tráfico, superan en once veces a los homicidios y en ochenta a los de violencia de género. Son algunas de las cifras que, con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se conmemora el 10 de septiembre, tratan de visibilizar los expertos que, un año más, exigen que el Ministerio de Sanidad, que dirige María Luisa Carcedo, impulse el Plan Nacional de Prevención del Suicidio al que se comprometió cuando llegó al cargo, al igual que su antecesora, Carmen Montón.
Los expertos del Teléfono de la Esperanza (717 00 37 17) recuerdan que la literatura científica especializada relaciona la vulnerabilidad de las personas con determinadas enfermedades mentales, pero que los datos estadísticos de adolescentes y jóvenes muestran que, en la mayoría de los casos, el deseo de morir surge como respuesta a una crisis vital, sin un trastorno identificado de base.

Recomendaciones

No silenciar y hablar del suicidio es una de las principales reivindicaciones de los expertos. El consejero de Políticas Sociales, Familia, Igualdad y Natalidad de la Comunidad de Madrid, Alberto Reyero, indicó que no hay que ocultar el problema y se refirió a los «muchos mitos falsos», como que hablar del suicidio «invita» a otros a suicidarse, lo que «no es cierto». Nestor Zserman, jefe de servicio de Salud Mental Retiro del Hospital Gregorio Marañón de Madrid, ha incidido en que no se debe silenciar, sino que «debe salir del armario», no tratándolo como un tema romántico sino como un problema de salud mental. El padre Ángel, de Mensajeros de la Paz, se refirió a la soledad, que «a veces nos lleva a no querer vivir». No hacer partícipe a nadie del sufrimiento es algo que se repite en las personas con ideas suicidas. Le pasó a Alba Ruipérez, con dos intentos de suicidio, y quien dijo que «mi terapia ha sido contarlo».

Temas

Comentarios

Lea También