Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Casi 20.500 niños participaran en casals y colonias este julio

En alguna de las más de 424 propuestas en la provincia
Whatsapp
El deporte centra buena parte del programa de actividades del campus de La Salle. Foto: Lluís Milián

El deporte centra buena parte del programa de actividades del campus de La Salle. Foto: Lluís Milián

Campus a medida, acorde con la nueva normativa que regula el ocio

Para Oskar Pujol Peralta julio es sinónimo de trabajar. A los 17 años montó su primer campus de baloncesto, y ahora, cuando tan solo tiene 30 años, ya lleva treinta a sus espaldas.

Pujol es el responsable de Mou T Serveis, esport i lleure, una compañía que programa campus a la carta y que se constituyó como sociedad hace dos años. Este director de Ocio explica que creó su propio negocio para responder a las necesidades de escuelas, ayuntamientos y clubs deportivos, que debían adaptarse a la nueva normativa. En esta empresa todos los trabajadores tienen un contrato y la cuota que pagan los niños incluye un IVA que, tarde o temprano, deberán soportar las actividades de ocio.

Un año más se ha encargado de la organización del campus de La Salle en Tarragona, que tan sólo durante esta semana ha tenido cerca de 150 inscritos. Ésta ha sido, junto con la próxima, la semana más fuerte de un verano que de momento ya ha superado los 230 inscritos. Una cifra que prácticamente cada día varía, ya que hay «flexibilidad en las inscripciones» e incluso el día antes puede apuntarse. «Es un servicio a la carta», determina Pujol.

Desde las 8 de la mañana a las 17 horas de la tarde ofrece, en diferentes turnos, actividades básicamente deportivas y manualidades. Una programa en el que están implicados una decena de trabajadores, más otros ocho jóvenes en prácticas. Durante los picos de trabajo incrementa su plantilla con otras cinco personas.

El precio, a partir de los 60 euros por una semana en horario de mañana, también se ajusta según las necesidades de cada familia.Con todo, la empresa prevé una facturación de alrededor de 40.000 euros.

Los campus de verano representan uno de los momentos de máxima actividad de una sociedad que también se encarga de la escuela de baloncesto de La Salle, y que durante el resto del año programa actividades extraescolares y parques de Navidad, entre otras actividades.

 

250 niños aragoneses aprenden inglés todos los veranos en TGN

Este mes de julio, y ya van cuatro años, los socios del Basket Aragón harán su campus de verano en el Complex Educatiu de Tarragona. En total pasarán cerca de 250 niños que, en tres turnos, darán rentabilidad a unas instalaciones vacías desde que acabó el curso.

Combinan el deporte con la playa y el inglés, un a más a más, el aprendizaje de una segunda lengua, que para muchos padres es el principal motivo por el cual escogen este campus. Hacen a diario hora y media de clase, en sesiones de una decena de alumnos por aula. Y prueba del éxito es que empezó con 68 niños y ahora tiene que cerrar inscripciones cuando llega a los 250. «No tenemos más plazas para el autobús que nos lleva a la playa», argumenta Sergio Beltran.

La actividad es de diez de la mañana hasta pasadas las diez de la noche y cada semana gira alrededor de una temática. Al funcionar como una asociación sin ánimo de lucro, no hay un beneficio, y el dinero que sale de la organización del campus se convierte en una fuente más de financiación para reinvertir en los niños del club.

Pese a ello, Sergio Beltran afirma que los 430 euros por participante que cuesta una semana representan un impacto económico muy importante para Tarragona. «De los 107.500 euros de facturación, prácticamente todo se queda aquí», describe. La parte más importante para el alquiler de las instalaciones, que son unos 60.000 euros, además del transporte (4.000 euros) o el material (2.500 euros).

La asignatura pendiente es que niños tarraconenses puedan inscribirse también en el campus, participando tan solo en las actividades de día.

 

Una ocasión para dar los primeros golpes

Cursos de tenis y pádel durante el invierno y campus en verano. Set Cambrils ha encontrado en este nicho de actividad una oportunidad para mantener abiertas sus instalaciones durante todo el año, mientras los niños aprenden a dar sus primeros golpes. «Es una ayuda importante, sin estos sería otra historia», argumenta Manel Basquens, propietario de esa sociedad.

Tres de las cinco pistas de pádel y las tres de tenis concentran todas las mañanas a un centenar de niños de 5 a 12 años. Así, cuando acabe el campus habrán pasado alrededor de 800 inscritos.

Además del deporte, juegan en El racó de les rialles, donde cada semana tratan una temática concreta que los niños conocen de la mano de un profesional local. «El deporte es la excusa principal, pero en un campus de como mínimo cuatro horas tienes que hacer algo más», describe Basquens. Por ello, tiene a tres personas contratadas para estas actividades complementarias a las que hay que sumar los siete monitores. Y esta cifra representa incrementar notablemente la plantilla que en invierno es de entre cuatro y cinco monitores.

En función de las necesidades de los padres, los niños pueden llegar a las 9 de la mañana hasta las 17.30 horas, y según el paquete los precios por semana oscilan desde los 63 euros el más económico a los 129 euros.

Las doce semanas de verano aportarán alrededor de 50.000 euros en la facturación de un club que al cabo del año llega a 400.000 euros.

Para Set Cambrils los campus representan una forma de garantizar que la cantera siga creciendo, y que estas instalaciones se conviertan en un espacio para familias amantes del deporte.

Esta sociedad, propiedad de Manel Basquens en un 70%, junto con STS inversions, tiene prevista una próxima inversión, de cara al año que viene, con una nueva pista de pádel y una piscina.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También