Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Casi la mitad de las horas extra no se pagan

UGT reclama que se modifique el Estatuto de los Trabajadores para que se incluya un registro diario de la jornada de cada empleado

Lucía Palacios

Whatsapp
Trabajadores alemanes participan en una manifestación el pasado 23 de enero en las calles de Colonia. FOTO:vogel/efe

Trabajadores alemanes participan en una manifestación el pasado 23 de enero en las calles de Colonia. FOTO:vogel/efe

Mientras 3,7 millones de personas aún están en paro, los casi 19 millones de trabajadores españoles realizaron una media de 5,8 millones de horas extraordinarias a la semana en 2017, un 1% más que el año anterior, según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA). Pero prácticamente la mitad (en concreto el 46,9% del total) no se pagaron ni se compensaron con descansos ni se cotizaron a la Seguridad Social, según denuncia UGT en un comunicado hecho público ayer domingo. Sin embargo, cabe resaltar que este porcentaje ha caído en los dos últimos años: un 14,5% en 2016 y un 8,3% en 2017, coincidiendo con la campaña de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) sobre tiempo de trabajo, que incluía la comprobación de si las empresas contaban con sistemas para el registro diario de la jornada.

Fraude empresarial

«Este fraude empresarial de horas trabajadas y no pagadas afecta a los derechos de los trabajadores, a la Hacienda Pública y a la Seguridad Social y se ve facilitado por la reforma laboral de 2012, que ha roto el equilibrio de las relaciones laborales, dando mayor potestad a los empresarios», acusa UGT en su nota de prensa.

En los últimos años la organización liderada por Pepe Alvarez ha denunciado en varias ocasiones y por varias vías -tanto ante los tribunales  y los representantes parlamentarios como a través de la negociación colectiva- la necesidad de llevar a cabo el registro de la jornada diaria mediante instrumentos eficaces que permitan detectar irregularidades, abusos y fraudes y faciliten la labor de vigilancia y control del cumplimiento de las normas.  Pero por el momento no llegan las soluciones. Por eso UGT defiende la necesidad de modificar el Estatuto de los Trabajadores para que en él se establezca de manera clara la obligación de llevar un registro diario de cada trabajador a fin de poder contabilizar las horas extras, ya que el Tribunal Supremo, en una sentencia reciente, interpretó que no se exige llevar tal registro.

Temas

Comentarios

Lea También