Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cepillos multiusos

La empresa familiar reusense Fontboté tiene cerca de 10.000 clientes de múltiples sectores. Desde la industria aeronáutica a la farmacéutica pasando por la del automóvil o la relojera.
Whatsapp
Estel·la Serrano, jefa de I+D y Francesc Fontboté, director general, con algunos de los múltiples cepillos que producen en Reus.  Foto: Pere Ferré

Estel·la Serrano, jefa de I+D y Francesc Fontboté, director general, con algunos de los múltiples cepillos que producen en Reus. Foto: Pere Ferré

¿Qué tienen en común un Airbus, los aerogeneradores de un parque eólico, unas escaleras mecánicas, la guantera de un vehículo, la cadena de una bicicleta, el telescopio más grande del mundo, la línea de envasado de una empresa farmacéutica, la cubierta de una piscina o el remontador de una estación de esquí? La pregunta puede sonar a chiste pero no lo es. Estos son sólo algunos de los ámbitos donde se puede encontrar uno de los cepillos técnicos fabricados en Reus por la empresa Fontboté.

La compañía familiar, que empezó produciendo cepillos industriales, hace tiempo que apuesta por la diversificación, la investigación, la innovación y el desarrollo propios. Son señales de identidad que se han acentuado en la última década con el lanzamiento en 2004 de los llamados cepillos strips, caracterizados por tener una base flexible, fácil de manipular y cortar y, por otro, con su traslado en 2012 a unas nuevas instalaciones en el polígono industrial Mas de les Ànimes donde han triplicado superficie (al pasar de los 1.800 metros cuadrados que ocupaba en diversos bajos en el camí de Tarragona a 6.000) e incorporado nueva maquinaria diseñada por ellos mismos.

 

Encargos variopintos

A la empresa no le asustan los retos que les plantean sus clientes, por estrafalarios y variopintos que sean. Por ejemplo, acaban de diseñar unos cepillos para una empresa lechera holandesa que ha comprobado que sus vacas son más productivas desde que se masajean la espalda con ellos. Lo mismo ha sucedido con una ganadería de caballos sevillana a la que han ayudado a utilizar las heces de los caballos para abono sin que pierda sus propiedades gracias a la instalación de sus cepillos. O con un fabricante de cacao de Costa de Marfil a elaborar helados con la cáscara de este fruto gracias a un cepillo que permite separar una fina capa que es la que se utiliza en su producción.

Otro de los trajes a medida que acaban de diseñar son unos cepillos a prueba de temperaturas bajo cero para un cliente de Alaska. Para ello tuvieron que recurrir a unas fibras especiales que hasta entonces no se habían empleado en este ámbito.

La lista de aplicaciones es interminable. La empresa ha fabricado cepillos que colocan el envoltorio de plástico de los Chupa Chups, que arrastran botellas o pastillas sobre una cinta transportadora, que sirven de guías para hacer correr los asientos de atrás de un vehículo, que pulen los puros habanos, que otorgan estanqueidad a puertas y ventanas de metros, trenes y coches, que sirven para una primera limpieza de los mejillones recién salidos de las bateas o que han sacado lustre al monumento más visitado del mundo, la parisina Torre Eiffel, o a los pasos de la Semana Santa sevillana.

 

Una relojera suiza, último cliente

Entre sus últimos encargos más importantes se encuentran unos cepillos strip para garantizar la estanqueidad del telecospio solar más grande del mundo (de treinta metros de diámetro y que se instalará en la cima del volcán Mauna Kea, en la isla de Hawaii), unos para mejorar el aislamiento de las puertas del AVE de Medina a La Meca o de uno de los últimos modelos de Airbus y esta misma semana, unos para posicionar los relojes de lujo de uno de los principales fabricantes suizos, Jaeger-Lecoultre.

Al margen de su apuesta por la I+D+I, su otra línea de trabajo para los próximos cinco años pasa por contar con sus primeras delegaciones propias en el extranjero.

La compañía prevé abrir de inmediato la primera. En concreto, en septiembre en México coincidiendo con una feria del sector. La segunda será en Chile y también confían en tenerla operativa en un año. La empresa empezó ofreciendo sus servicios a empresas de proximidad: el sector de la avellana, las granjas avícolas, las sederas, Tabacalera... Pero hoy el 40% de sus dos millones de euros anuales de ingresos proceden del extranjero y para aumentar la cifra, quieren tener presencia física en otros mercados más que apoyarse en distribuidores. En la actualidad, exportan hasta 38 países de los cinco continentes.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También