Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Cepta condiciona la reducción del paro al despegue de la construcción

La patronal cree que hasta dentro de dos años no podrá hablarse de una ´recuperación´ del mercado de trabajo

Núria Riu

Whatsapp
Cepta condiciona la reducción del paro al despegue de la construcción

Cepta condiciona la reducción del paro al despegue de la construcción

La economía de las comarcas tarraconenses no sigue el ritmo de recuperación del resto de demarcaciones catalanas, y seguirá en esta situación hasta que el sector de la construcción no muestre síntomas más claros de consolidación. Así lo afirma la patronal Cepta, que a través de su gabinete de estudios, ha realizado un informe sobre la evolución del mercado de trabajo en la demarcación desde 2006 a 2016.

Elaborado a partir de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al segundo trimestre, el documento constata que el peso del sector de la construcción en la provincia está en su nivel más bajo. Y es que ha pasado de representar el 16,23% del total de ocupados en 2006, al 6,3% actual. Este descenso significa una cifra de 37.100 ocupados menos en este periodo de diez años, lo que sitúa el peso del sector a niveles de 1985.

Para Juan Gallardo «en periodos normales debería estar entre el 10 y el 12%, por lo que debería doblarse la cifra actual de personas empleadas en el sector». Una situación que permitiría que las comarcas tarraconenses pudieran mirarse su mercado de trabajo de una forma más optimista.

Aunque Gallardo cree que hasta dentro de «un año y medio o dos» este cambio no se producirá. «Esperamos que cuando tengamos un Gobierno, y con los ayuntamientos ya saneados, tarde o temprano veremos como las grúas volverán a Tarragona y Reus», argumentó.

Junto con la construcción, el sector primario también se ha desinflado, aunque su caída ha sido más sostenida y de una forma mucho más prolongada. Por otra parte, la industria se ha mantenido en lo que hace a sus líneas generales.

Salarios más bajos

Otro de los aspectos en los que incide el documento elaborado por el gabinete de estudios de Cepta es el de los salarios. En este campo «Tarragona de nuevo es la demarcación catalana que tiene un peor comportamiento», afirma Gallardo.

Según datos del Mercado de Trabajo y Pensiones de las Fuentes Tributarias, las comarcas tarraconenses experimentaron el crecimiento más bajo en Catalunya en el periodo de 2006 a 2011, siendo el incremento negativo más pronunciado en el periodo desde 2012 a 2014, en el que tan solo Lleida tuvo un peor comportamiento.

En este sentido, Rafael Muñoz destacó la entrada en el mercado de trabajo de la generación millennial que «ha sustituido a los trabajadores de más antigüedad y que, según hemos visto en el sector financiero, estamos hablando de una generación mayoritariamente de universitarios, más formados y dispuestos a trabajar por una cantidad más baja».

Muñoz, por otro lado, cree que de momento la economía ha respondido a la ausencia de un Gobierno en Madrid. «Mucha gente se ha dado cuenta de que la sociedad real funciona», argumentó.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También