Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

ChemMed se ofrece para acoger la primera biorrefinería de Catalunya enTarragona

En el marco de una jornada que se celebró en el ctq
Whatsapp
El profesor de la UAB, Jordi Bartolí, en un momento de la jornada sobre biorrefinería que se celebró en el CTQ. Foto: Pere Ferré

El profesor de la UAB, Jordi Bartolí, en un momento de la jornada sobre biorrefinería que se celebró en el CTQ. Foto: Pere Ferré

El sector químico de Tarragona se ofrece para que la primera biorrefinería de Catalunya se instale en nuestro territorio. La propuesta la hacia el presidente de Associació Empresarial Química de Tarragona (AEQT), Jesús Loma-Ossorio, en el marco de una jornada en el Centre Tecnològic de la Química (CTQ). «En el marco del clúster ChemMed Tarragona tenemos los terrenos y los servicios necesarios para una nueva planta», afirmó Loma-Ossorio.

La jornada se organizó a partir del interés que están despertando estas instalaciones en el conjunto de Europa, en el marco del horizonte 2020. Y es que, a diferencia de las refinerías convencionales, las biorrefinerías procesan biomasa, entendida ésta como cualquier producto a base de carbono.

Aunque hay cerca de cincuenta instalaciones de estas características en Europa, en Catalunya no hay ninguna planta de las conocidas como de segunda generación. «Estamos aún en el principio del proceso», decía el presidente de la AEQT. Previamente es necesario estudiar la utilidad que se podría dar a los productos resultantes, tanto dentro de la industria química de Tarragona como fuera de ésta. Un aspecto sobre el que incidió Jesús Loma-Ossorio que apuntó la posibilidad de que esta instalación se integre en el sistema de producción de la industria, sumando un valor añadido. «Podríamos hablar, por ejemplo, de sustituir los componentes del petróleo en los polímeros con renovables, de forma que se desintegren los plásticos», decía .

El sector químico considera que aspectos como la logística juegan a favor de nuestro territorio. «Las biorrefinerias utilizan una parte muy importante de biomasa y hay que tener una logística que aquí no sería un problema», afirmó.

Loma-Ossorio incidió también en que una instalación de estas características no puede entrar en competencia con el sector alimentario, a partir de la utilización como la soja o el maíz.

El presiente de la AEQT se mostró convencido de que «con un modelo de negocio, seguro que habrá empresas interesadas en invertir».

Por su parte, desde la Generalitat de Catalunya, el director general de Industria, Antoni Maria Grau, ofreció todo el apoyo de la administración catalana para impulsar un proyecto de estas características. No obstante, Grau recordó que «la iniciativa debe venir del sector privado. Nosotros podemos estimular el hecho que haya un interés, y acompañar en el proceso para buscar la financiación si se da el caso, pero son las empresas las que deben impulsarlo».

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También