Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Noticias Recomendaciones

Cómo evitar que las mascotas sufran un golpe de calor

Sacarlas a primera hora de la mañana o cuando se haya marchado el sol y no dejarlas en el coche ni unos minutos, algunos consejos

REDACCIÓN

Whatsapp
Durante el verano, es recomendable llevar agua cuando se sale a pasear con el perro. FOTO: GETTY IMAGES

Durante el verano, es recomendable llevar agua cuando se sale a pasear con el perro. FOTO: GETTY IMAGES

En lo que llevamos de verano ya se han sufrido varias olas de calor y se prevé que todavía quede alguna por pasar. La mayoría de los tarraconenses ya sabe qué es lo que tiene que hacer cuando el termómetro sube hasta los 40 grados o más, pero, no todos saben cómo afectan estas olas a las mascotas y en especial a los perros y cómo se puede evitar que ellos también sufran un golpe de calor.

El golpe de calor provoca que nuestra mascota llegue al colapso debido a una repentina elevación de su temperatura corporal y puede ser, incluso, mortal en apenas 15 minutos. De hecho, es un trastorno grave que presenta un perro cuando no consigue eliminar más calor del que genera o recibe. Su temperatura corporal subirá y su sistema nervioso se verá afectado. Por ello, los expertos de Nutritienda han recopilado una serie de consejos para evitar que esto suceda:

En primer lugar, nunca hay que dejarle encerrado en el coche, aunque sea unos pocos minutos. Los coches pueden ser auténticas trampas mortales en verano, especialmente cuando están parados y sin ninguna sombra que los resguarde. De hecho, con una temperatura exterior de 35º C al cabo de una hora en el interior se habrán alcanzado los 55º C y a los 45 minutos rondaría los 75º C. Y si el coche es negro peor, puede haber una diferencia de temperatura de unos 15º más en los coches negros que en los blancos.

Además, uno debe saber que los perros no transpiran como los humanos: regulan su temperatura únicamente a través de la boca, la respiración y el jadeo, haciéndoles mucho más propensos a sufrir un golpe de calor.

¿Paseos? Sí, pero con precaución. El paseo es, sin ninguna duda, el mejor momento del día para los perros. Además de hacer sus necesidades, el paseo también le permite hacer ejercicio, sentirse estimulado y socializar con otros perros y personas. Pero, elegir bien los horarios es fundamental para asegurar que tenga un paseo de calidad y que su día a día sea tan bueno como cabría esperar.

En verano, lo más conveniente es pasear al amigo peludo a primera hora de la mañana y última hora de la tarde, ya que son las horas en las que menos aprieta el sol. Además, hay que saber que los perros pueden quemarse las almohadillas de las patas durante sus paseos si el sol ha estado calentando las aceras, por lo que es conveniente comprobar que el suelo tiene la temperatura adecuada con la regla de los cinco segundos: aguantar con el reverso de la mano sobre el asfalto cinco segundos, si no podemos, ¡nuestro perro tampoco!

Y como es inevitable sacar al perro a realizar sus paseos es conveniente tomar una serie de precauciones cuando salgamos de casa. Por ejemplo, no olvidar el agua. Ambos, canino y humano, la pueden necesitar, especialmente si están en plena caminata. Hay que vigilar al animal. Hay que fijarse en su estado durante todo momento. Y evitar que se sobrexcite y reducir su actividad física. Si es muy juguetón, mejor atarlo. Especialmente, en las horas de más calor.

Comentarios

Lea También