Cómo preparar un botiquín de viaje

Sanitas propone el botiquín imprescindible que siempre debe viajar para cualquier eventualidad

Diari de Tarragona

Whatsapp
El botiquín debe contar con material básico de curas, termómetro o suero fisiológico, entre otros artículos. Foto: Getty Images

El botiquín debe contar con material básico de curas, termómetro o suero fisiológico, entre otros artículos. Foto: Getty Images

Es indiferente si estos días se opta por un viaje de aventura, de relax, gastronómico o cultural. En la maleta o mochila no puede faltar un botiquín de viaje bien provisto

Los contratiempos de salud, por pequeños que sean, pueden dar al traste con unos días de fiesta. Independientemente de si el destino es un lugar remoto y exóticos, como si se prefiere una gran urbe, lo cierto es que hay una serie de precauciones que hay que tener en cuenta a la hora de prevenir y atajar eventualidades de salud tan comunes como rozaduras en los pies, quemaduras solares, problemas digestivos o mareos.

Por ello, Sanitas propone el botiquín imprescindible que siempre debe viajar. En él se debe contar por ejemplo con material básico de curas. Rozaduras a causa del calzado o la fricción con la ropa, ampollas y pequeñas heridas deben ser tratadas con formulaciones con clorhexidrina o povidona para desinfectar la zona y evitar infecciones. Este kit de curas debe completarse con gasas estériles, esparadrapo hipoalergénico y apósitos para tapar las heridas y mantenerlas limpias, aseguran los expertos.

El suero fisiológico es otro de los componentes. Resulta útil en las curas para limpiar las heridas y además es un excelente producto para aliviar la irritación ocular y evacuar cuerpos extraños que hayan podido entrar en ellos. De la misma manera, unas tijeras de punta redonda, guantes y pinzas para manipular el material anterior.

También un termómetro digital, para comprobar si hay fiebre. Y analgésicos y antinflamatorios. El paracetamol, el ibuprofeno o la aspirina no pueden faltar en un botiquín de viaje para aliviar procesos dolorosos comunes (cefaleas, molestias en la espalda o el cuello…). Es imprescindible llevarlos en pastillas, aunque las presentaciones en crema suelen ser más prácticas en caso de sufrir un golpe o una torcedura.

Asimismo, si se viaja a países con diferentes hábitos alimenticios no hay que olvidar los antidiarréicos, los antinauseosos, que son comprimidos, chicles o supositorios, tanto para adultos como para niños y los protectores de estómago. 

La crema solar y el protector labial son otros insustituibles.

Temas

Comentarios

Lea También