Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Concejal rico... concejal pobre

Tarragona, Reus y El Vendrell hacen los deberes y ya han colgado en sus web las declaraciones de patrimonio de sus concejales. Apartir del 1 de enero será obligatorio

Xavier Fernández

Whatsapp
Los ediles de Tarragona declaran incluso los cuadros de especial valor, como hace el alcalde. Foto: L.M.

Los ediles de Tarragona declaran incluso los cuadros de especial valor, como hace el alcalde. Foto: L.M.

Los tres principales Ayuntamientos de la demarcación –Tarragona, Reus y El Vendrell– ya se han puesto las pilas, al menos parcialmente, y, tal como establece la Llei de Transparència de la Generalitat, aprobada el 29 de diciembre del año pasado, han colgado en sus páginas web las declaraciones de bienes de sus alcaldes y concejales.

Hasta el pasado jueves 30 de octubre, los restantes doce municipios con más población (Tortosa, Cambrils, Salou, Valls, Calafell, Vila-seca, Amposta, Torredembarra, Sant Carles de la Ràpita, Mont-roig del Camp, Cunit y Deltebre) no habían hecho los deberes. Tienen de tiempo hasta el 31 de diciembre de este año.

La Llei de Transparència es tan exigente que establece, incluso, que los alcaldes han de publicar su agenda y si se reúnen con ‘grupos de presión’, como pueden ser colegios profesionales, empresas o medios de comunicación. Además la información tiene que ir siendo actualizada.

Propiedades a su nombre

De un buceo por las declaraciones de bienes de los 75 concejales (27 en Tarragona, 27 en Reus y 21 en El Vendrell) emanan multitud de ‘curiosidades’, partiendo de la base de que lo que han declarado los propios ediles es todo lo que poseen y no se han ‘olvidado’ incluir nada que no esté a su nombre (otra cuestión es lo que esté a nombre de un familiar, amigo o testaferro, si lo hay).

De los tres alcaldes, el que declara más propiedades es el de Reus, Carles Pellicer (CiU), aunque no se especifica en ninguno de los tres casos el valor de mercado por lo que no se puede determinar quién cuenta con mayor patrimonio inmobiliario.

Pellicer posee un piso en Reus y otro en Salou, dos locales en Reus y dos plazas de parking en la capital del Baix Camp. Todo ello, propiedad suya al 100%. El socialista Martí Carnicer (El Vendrell) enumera dos viviendas al 100% y otras dos al 50%. Yel también socialista Josep Fèlix Ballesteros (Tarragona), dos fincas urbanas al 50% y una tercera al 11%.

Los tres Ayuntamientos concretan el número de cuentas bancarias de cada uno de sus ediles, pero Reus no incluye (en la información accesible desde la web) el saldo medio de esas cuentas. De Pellicer se sabe sólo que tiene un plan de pensiones de Caixabank, igual que Ballesteros y Carnicer. Ballesteros declara tres cuentas corrientes, con un saldo medio anual de 3.200 euros. Carnicer se dispara a 417.000 euros de saldo medio anual, incluyendo fondos de inversión, renta fija y variable, depósitos y productos estructurados.

La tradición comercial y empresarial de Reus y El Vendrell se refleja en que 14 de los 27 concejales de Reus y 10 de los 21 de El Vendrell declaran tener acciones de grandes empresas o participaciones en alguna sociedad, ya sea ajena o propia. Por contra, en Tarragona son sólo 5 de los 27 (los socialistas Josep Maria Milà y Francesc Roca; Rubén Viñuales, de C’s; Jordi Fortuny, de ERC; yAlbert Abelló, de CDC). Milà apuesta por Repsol, BBVA y Telefónica. Roca, por Caixabank. Fortuny, por Catalunya Caixa. Viñuales no tiene acciones pero participa al 50% en su propio bufete de abogados: Vázquez i Viñuales Advocats. Abelló tiene acciones de Caixabank y Banc de Sabadell y además participa en seis sociedades distintas con un porcentaje que va del 32 al 65%.

Abelló, expresidente de la Cambra de Comerç de Tarragona y expropietario de la cadena Ana Pons, es uno de los ediles de los tres municipios que declara más bienes, junto a Josep Maria Milà (PSC) y Josep Maria Prats (Unió) en Tarragona; Hipòlit Monseny (UDC) y Marc Arza (CDC) en Reus y Carnicer (por el volumen de sus cuentas) en El Vendrell.

En Tarragona, Josep Maria Milà declara ocho cuentas o productos financieros con un saldo total superior al millón de euros, todas ellas con un porcentaje de participación del 50%. Destacan una imposición a plazo fijo en el BBVA de 270.000 euros y un fondo en la misma entidad de otros 297.000 euros.

Josep Maria Prats cuenta con siete fincas rústicas y una urbana en Blancafort (al 100%) y siete urbanas en Tarragona (una al 100% , dos al 50% y cuatro al 28%). En total, quince propiedades.

Abelló declara dos viviendas habituales (cada una al 50%), dos locales al 100%, dos parkings al 50% y otros tres al 100%. También 15 cuentas diferentes en cuatro entidades bancarias con diversos porcentajes de participación y saldos que oscilan entre los 60 y los 15.000 euros. Y dos coches, un Porsche 911 Carrera de 2005 y un Honda Civic de 2005. Siempre con los datos aportados al tomar posesión del cargo, hace apenas cinco meses.

Siguiendo con el patrimonio sobre ruedas, resalta la precisión de Pedro Sánchez, edil de Ciudadanos en Tarragona. Declara dos Renault Clio y una motocicleta Kimco Agiliti City de 125 cc, pero aclara –es el único de los 75 concejales que lo hace– quién usa cada vehículo: un Renault él mismo;el otro, su esposa, y la moto, su hijo. Y otra curiosidad: los ediles de Reus se pirran por las motos. Siete de ellos poseen al menos una, en especial el alcalde, que especifica que tiene «diversas motocicletas antiguas».

Juan Carlos Sánchez (Ciudadanos) también está ‘hipermotorizado’: declara cinco furgonetas, dos coches y una moto. Todo lo contrario de otros cuatro ediles. Montserrat Vilella, Maria Dolors Sardà, Marc Arza y Noemí Llauradó no tienen ningún vehículo a su nombre.

También en Reus, Hipòlit Monseny posee dos casas, un solar, un parking y un piso con trastero al 100%. Además dos pisos y trasteros al 50% y un parking al 50% en Reus y una finca al 100% en La Selva del Camp. Monseny declara diez cuentas bancarias conjuntas y más de 13.000 acciones de Telefónica, Banco de Santander y el Institut Pere Mata.

Otro político convergente, Marc Arza, cuenta con dos inmuebles y tres aparcamientos en Reus, un inmueble y un aparcamiento en Salou y un inmueble en La Secuita. Todos ellos al 50% y adquiridos en enero o septiembre del año pasado. Pero lo que destaca de Arza es el apartado de depósitos bancarios. Tiene 22 ítems diferentes, entre cuentas corrientes, depósitos, fondos de inversiones, cartera gestionada, cuenta de valores... concentradas en el Banc Sabadell, el BBVA e ING Direct. Arza también dispone de 1.800 acciones de grandes empresas como Arcelor Mittal, BBVA, Ebro Foods, Gas Natural, OHL y Telefónica.

Llaman la atención las diferencias en el patrimonio entre los diez ediles de la CUP (seis en Reus, dos en Tarragona y dos en El Vendrell:Som Poble, en alianza con Izquierda Unida). Desde Ruben Suan (El Vendrell) que sólo declara una cuenta corriente con 700 euros hasta Mariona Cuadrada (Reus) que informa de doce propiedades: una vivienda al 100%, tres terrenos rústicos y uno urbano al 100% y otros siete terrenos rústicos al 33%.

Las ‘curiosidades’ en los tres consistorios son innumerables por lo que es interesante, para un mayor detalle, descargarse los documentos completos en las respectivas webs.

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Comentarios

Lea También