Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenido en Venezuela el narcotraficante español más buscado

Whatsapp
Fotografía facilitada por la Policía Nacional de Rafael Rubén Núñez Cencerrado, detenido el jueves en el norte de Venezuela. FOTO: EFE

Fotografía facilitada por la Policía Nacional de Rafael Rubén Núñez Cencerrado, detenido el jueves en el norte de Venezuela. FOTO: EFE

Rafael Rubén Núñez Cencerrado, ‘Rafa el Valenciano’, considerado por la Policía el ‘capo’ español del narcotráfico más buscado, fue detenido el pasado jueves en la ciudad venezolana de Valencia en una operación preparada durante meses por las fuerzas de seguridad españolas e Interpol-Caracas. ‘Rafa el Valenciano’, saguntino de 41 años, tiene pendiente una condena de 16 años.

La captura de Núñez Cencerrado se había convertido en una obsesión para el Grupo de Localización de Fugitivos Nacionales de la Comisaría General de Policía Judicial y las unidades antidroga de Pontevedra desde que en 2014 el ‘capo’ valenciano se diera a la fuga poco antes de que la Audiencia Nacional hiciera pública contra él una sentencia de 18 años de cárcel y una multa de 150 millones por un delito continuado contra la salud pública y otro de tenencia ilícita de armas.

El ‘capo’, que estuvo en prisión preventiva más de un año, había sido puesto en libertad a pesar de las graves acusaciones que pesaban contra él, y con la oposición de la policía, que ya avisó de que había grandes probabilidades de que huyera de España, habida cuenta de sus contactos en Sudamérica y, en particular, con los más importantes narcos colombianos.

Núñez Cencerrado intentó utilizar un pequeño submarino a control remoto para trasladar a España la droga colombiana. Según las intervenciones telefónicas, se reunió en Madrid, Marbella y Pontevedra con intermediarios colombianos de una red barcelonesa para tratar la compra del sumergible (o al menos de los planos del submarino de bolsillo), que pretendía usar para llevar la droga desde Sudamérica hasta barcos nodriza de clanes gallegos, que serían los que se encargarían de introducirla en España, diversificando así el negocio de la droga en contenedores. La operación se frustró porque los dueños del sumergible solo querían alquilarlo, no venderlo.

Temas

  • PANORAMA

Lea También