Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Detenido un hombre que llevaba 6 años encerrado en casa para evitar prisión y se había extraído dientes a sí mismo

En el pueblo algo se sabía o se intuía, pues el arresto de este hombre, de 48 años, ha sido posible gracias a la información aportada por algún vecino

Agencias

Whatsapp
Tornavacas

Tornavacas

El vecino del municipio de Jerte (Cáceres) que ha permanecido encerrado en una vivienda durante los últimos seis años por miedo a entrar a prisión, vivía con su pareja, una mujer de esta localidad que salía y entraba de la casa, y atendía las necesidades de ambos.

"A ella la veía por la calle, pero a él... hacía muchos años que no sabía de nada de este hombre", ha afirmado a EFE el alcalde de Jerte, Gabriel Iglesias, quien curiosamente vive "muy cerca" de la casa donde este hombre ha estado recluido por voluntad propia.

Reclamado por un Juzgado de Salamanca por un delito contra el patrimonio, optó hace seis años por permanecer en el interior de una vivienda ante el temor de que dicha causa pendiente le condujera a cumplir pena de prisión.

En su afán por no ser hallado ni visto, el ya detenido, cuya localización fue posible merced a la colaboración ciudadana, optó en estos años por extraerse él mismo piezas dentales dañadas y no asistir incluso al entierro de un familiar muy cercano.

La noticia del arresto de este hombre, al parecer natural de la localidad de Tornavacas (Cáceres), ha sorprendido a los 1.300 residentes de Jerte, entre ellos al propio alcalde, quien creía que éste estaba cumpliendo cárcel.

A su juicio, la historia es "rocambolesca", pues aunque a la pareja del ahora detenido "la veía por la calle", Iglesias no sabía que existía una relación entre estas dos personas y mucho menos que él viviera en la casa de esta mujer.

Sin embargo, en el pueblo algo se sabía o se intuía, pues el arresto de este hombre, de 48 años, ha sido posible gracias a la información aportada por algún vecino, que alertó de que en el interior de una vivienda residía una persona que no salía nunca a la calle y que se encontraba reclamada por la Justicia.

Para confirmar esta información, los agentes de la Guardia Civil realizaron diversas pesquisas, entre ellas observar el movimiento de entrada y salida de la vivienda, y el encendido y apagado de luces en la casa durante la noche. 

Temas

  • NACIONAL

Comentarios

Lea También