Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

¿Dónde tuvo lugar el juicio de Jesús?

Historiadores y teólogos cuestionan ahora el lugar en que se creía que sucedió el proceso y proponen el palacio de Herodes como una localización posible

Patricia Martínez

Whatsapp
El Museo de la Torre de David, adyacente a la muralla occidental de la vieja ciudadela, alberga los cimientos del palacio del rey Herodes, donde historiadores y teólogos sugieren que podría haber sucedido el juicio de Jesús. FOTO: EFE

El Museo de la Torre de David, adyacente a la muralla occidental de la vieja ciudadela, alberga los cimientos del palacio del rey Herodes, donde historiadores y teólogos sugieren que podría haber sucedido el juicio de Jesús. FOTO: EFE

El Museo de la Torre de David, adyacente a la muralla occidental de la vieja ciudadela jerosolimitana, alberga muros del tiempo del rey Ezequías y del periodo otomano, y también lo que se consideran los cimientos del palacio del rey Herodes, donde historiadores y teólogos sugieren que podría haber sucedido el juicio de Jesús.

«Tenemos evidencias circunstanciales, un testimonio de otros juicios que sucedieron en este mismo lugar, tres referencias al palacio en el Nuevo Testamento en conexión con el juicio de Jesús, y ahora el propio palacio», explica el historiador israelí Shahar Shilo.

Hace aproximadamente dos décadas, en el año 1999, arqueólogos dirigidos por Amit Reem, de la Autoridad de Antigüedades de Israel, iniciaron en el Museo de la Torre de David una excavación en el edificio Kishle (‘prisión’ en turco) hasta desenterrar los cimientos del palacio.

Dos años después descubrieron los restos de esta magnífica estructura, mezclados por capas de historia que recuerdan que allí también existieron un muro de fortificación de la época del rey Ezequías, otro del periodo otomano, e incluso, una prisión durante el mandato británico.

«Ahora que sabemos que el palacio está aquí, la pregunta es la siguiente: ¿Si el emperador de Roma llega por Pascua a Jerusalén dónde pasaría la noche?. Lo suyo sería que le ofrecieran una suite presidencial, lo que equivaldría al palacio del rey», continúa Shilo.

En relación a las referencias bíblicas, este historiador recuerda que los Evangelios de Juan 19, Marcos 15 y Lucas 23 sugieren que el juicio de Jesús de Nazaret tuvo lugar cerca de un palacio.

«Deberíamos repensar el lugar del juicio. Una vez que liberan a Barrabás como regalo de Pascua, está recogido en Marcos 15 que Pilato se dio la vuelta y regresó al palacio», alusión que también se encuentra en otras dos Escrituras Sagradas.

La base histórica parte de los textos del historiador judeo romano Flavio Josefo (siglo I) los cuales incluyen referencias a Jesús y a los orígenes del cristianismo.

«Josefo menciona otros juicios anteriores celebrados en frente del palacio de Herodes por otros emperadores romanos», añade, «por lo que nos basamos en la combinación de arqueología, documentos históricos y literatura de las Escrituras Sagradas».

«Se trata de una posibilidad que como historiador yo apoyo de que el palacio del rey Herodes es el lugar auténtico del juicio de Jesús, que creemos que sucedió históricamente seas o no un creyente de la Biblia», concluye.

Esta reciente teoría sobre el lugar histórico del Pretorio pone en duda el dogma cristiano y ortodoxo que establece la antigua Fortaleza Antonia como el lugar del juicio; pese a que en sus orígenes «ningún camino partiría desde ella hasta monte Gólgota» donde Jesús fue crucificado.

Tan solo 600 años atrás, los franciscanos popularizaron este lugar como punto de partida de la Vía Dolorosa moderna, que recorre las catorce estaciones del Viacrucis de acuerdo con la tradición cristiana.

Cada día, cientos de peregrinos recorren las empedradas callejuelas siguiendo los puntos que marcan la pasión de Cristo, orando en cada parada y, en ocasiones, portando una cruz de madera en recuerdo al sufrimiento de Jesús.

En estas fechas son miles los que acuden a Jerusalén para recordar su muerte y resurrección y participan en los actos y servicios para la ocasión, que se inician hoy con la procesión de Domingo de Ramos descendiendo del Monte de los Olivos. 

Según datos oficiales, más de 3.5 millones de turistas visitaron Israel durante el año 2017. Alrededor de un millón y medio de ellos procesaban la fe cristiana (católicos, ortodoxos y protestantes), y de estos últimos, más de 600.000 se autodefinieron como peregrinos.

La Ciudad Vieja, que alberga los lugares sagrados y principal punto de los viajeros, está situada en lo que la comunidad internacional considera territorio palestino ocupado, pero Israel ejerce su soberanía sobre toda la urbe.

El año pasado, alrededor de 350.000 turistas visitaron el país durante el mes de abril, casi 100.000 más que en 2016, según datos de la Oficina de Turismo. Se espera que este año -cuyos primeros meses han sido mejores estadísticamente que los de 2017- esa cifra aumente de nuevo.

«La Semana Santa en Jerusalén es absolutamente extraordinaria. Si la comparas con la de otros lados a lo mejor no tiene las procesiones o la belleza externa que te puedes encontrar en España, pero es que aquí ocurrieron los hechos», presume Juan Solana, director de Notre Dame, un centro de acogida de peregrinos.

Temas

Comentarios

Lea También