Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos fallecidos al derrumbarse una sauna-iglú 'hippie' en Albacete

La sauna-iglú había sido construida con cañas y barro por la comunidad hippie que actualmente reside en este paraje, llamada 'Paz y trabajo'
Whatsapp
La asociación 'Paz y trabajo', que gestiona esta finca desde hace más de 30 años, ha convertido a 'La Longuera' en un símbolo de un nuevo modelo de convivencia

La asociación 'Paz y trabajo', que gestiona esta finca desde hace más de 30 años, ha convertido a 'La Longuera' en un símbolo de un nuevo modelo de convivencia

Dos hombres fallecieron este domingo en una finca de la provincia de Albacete al caerles encima el techo de una cabaña que era utilizada como sauna-iglú. El suceso ocurrió en el cortijo 'La Longuera', situado entre los pueblos de Letur y Elche de la Sierra, una finca de más de 300 hectáreas ubicada en un parque natural que un grupo de hippies murcianos adquirió en los años ochenta del siglo pasado.

La sauna-iglú había sido construida con cañas y barro por la comunidad hippie que actualmente reside en este paraje, llamada 'Paz y trabajo'. Por causas que se están siendo investigadas por la Guardia Civil, la cubierta del refugio se vino abajo cuando en su interior había 15 personas. Tres de ellas quedaron atrapadas: un hombre de 36 años, vecino de Hellín (Albacete); otro hombre de 33 años, vecino de Alicante, y una mujer de 35.    

La asociación 'Paz y trabajo' ha convertido a 'La Longuera' en un símbolo de un nuevo modelo de convivencia, el pacifismo y el respeto al medio ambiente  

Los dos primeros eran rescatados ya sin vida por los bomberos de Hellín y Molinicos (Albacete) cuatro horas después del suceso, mientras que la mujer sólo sufrió heridas leves aunque fue trasladada al Hospital de Hellín para evaluar su estado.

La asociación 'Paz y trabajo', que gestiona esta finca desde hace más de 30 años, ha convertido a 'La Longuera' en un símbolo de un nuevo modelo de convivencia, el pacifismo y el respeto al medio ambiente. En los últimos años y con el objetivo de autofinanciarse se han organizado cursos, campamentos de verano y actividades lúdicas en este cortijo de 300 hectáreas que este domingo, pasada la una de la madrugada, vivió la peor pesadilla desde que existe esta asociación.

Temas

Comentarios

Lea También