Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Dos miembros del Dáesh son expulsados de España durante 10 años

El ministerio público cree que ambos siguieron un proceso de radicalización similar al de algunos yihadistas vinculados a España que se desplazaron a Siria a combatir con el Dáesh

Diari de Tarragona

Whatsapp
A juicio dos miembros de Daesh que tenían contacto directo con yihadistas. foto:efe

A juicio dos miembros de Daesh que tenían contacto directo con yihadistas. foto:efe

Dos marroquíes han reconocido en la Audiencia Nacional que integraban una célula local autónoma del Dáesh y han aceptado una condena de 4 años de cárcel por integración en organización terrorista sustituible por la expulsión del territorio español durante 10 años.

Abdelillah Migou y Anouar Merabet se enfrentaban a una petición de Fiscalía de 9 y 11 años de prisión, respectivamente (en el caso del segundo también por tráfico de drogas), pero hoy, en el juicio contra ellos, la fiscal ha rebajado estas penas a 4 y 5 años de cárcel en vista de que han reconocido todos los hechos de los que se les acusaba.

Así, los acusados han reconocido, tal y como figura en el escrito de acusación, que estaban en contacto directo con una veintena de yihadistas localizados en Siria y que se dedicaban a adoctrinar a futuros mujahidines para enviarlos a zonas de conflicto.

Aparte de preguntarles si admitían todos los hechos, la fiscal les ha inquirido si aceptaban que su pena se pudiera sustituir por la expulsión del territorio español durante 10 años, con lo que se han mostrado de acuerdo.

El presidente del tribunal que ha celebrado el juicio ha anunciado que la sentencia se dictará en los términos del acuerdo anunciado hoy por la fiscal, es decir, 4 años de cárcel para Migou y 5 para Merabet (un año más por delito contra la salud pública), sustituibles por la expulsión.

El ministerio público cree que ambos siguieron un proceso de radicalización similar al de algunos yihadistas vinculados a España que se desplazaron a Siria a combatir con el Dáesh.

Además, estaban vinculados con el Comité Conjunto para la Defensa de los Detenidos Islamistas (CCDDI), una plataforma en defensa de los derechos de los detenidos por motivos islamistas, pero con la que se da cobertura para llevar a cabo labores de apoyo, proselitismo y captación.

De hecho, prosigue el fiscal en su escrito que hoy han reconocido los acusados, a ambos se les vio "compartiendo primera línea" en concentraciones de corte salafista del CCDDI, donde coincidieron con jóvenes que posteriormente se unieron a las filas de la yihad.

Merabet, que ejercía la función de "sheikh" -referente religioso-, era quien ejercía "un rol destacado como aparente líder carismático virtual en las redes sociales" y mantenía "amistad" a través de Facebook con hasta 11 terroristas del Dáesh vinculados a una "katiba" -grupo de combatientes- investigada en Siria.

Además, colaboró a través del tráfico de hachís a financiar a sus "hermanos" de Marruecos "para cumplir con los fines de la organización terrorista".

Por su parte, Migou, usuario activo en las redes, llegó a manifestar su deseo de unirse a la yihad -"He tomado mi camino y no me desviaré", publicó- y difundió masivamente mensajes destinados a "atraer la atención de potenciales voluntarios para integrarse" en el Dáesh.

"Nosotros juramos lealtad a la yihad y nuestro único objetivo es el martirio" o "El paraíso no se consigue gratis sino con morteros, RPG, Dogma, PKS, Kalashnikov automático y granadas de TNT", fueron otros de los mensajes que publicó.

Al igual que su compatriota acusado, Migou entró en contacto a través de Facebook con hasta 10 yihadistas, algunos de ellos de la katiba investigada, "con amplia capacidad operativa y que cuenta con numerosos mártires en combate".


 

Comentarios

Lea También