Economía circular, gran aliado para la lucha contra la crisis climática

Este modelo más sostenible implica reciclar, compartir, reparar, reutilizar y reparar un producto antes de renovarlo

ANA RIVERA

Whatsapp
Economía circular, gran aliado para la lucha contra la crisis climática

Economía circular, gran aliado para la lucha contra la crisis climática

La humanidad está a solo 100 segundos del apocalipsis, lo más cerca que ha estado nunca. Creado por expertos de primer nivel (en la actualidad cuenta con más de 13 premios Nobel) durante la Segunda Guerra Mundial para alertar sobre los peligros de la guerra nuclear, el Reloj del Apocalipsis (Doomsday Clock), controla lo cerca que estamos de la medianoche: esto es, el fin del mundo.

Desde 1947 las manecillas avanzaron hasta las 23.58h, donde el simbólico reloj se quedó parado hasta 2018. La evidente crisis climática y la ineficiencia de los líderes mundiales para afrontarla, supuso que los científicos lo adelantasen acercándose peligrosamente a la hora límite.

Con la incuestionable realidad climática, sólo nos queda realizar acciones con las que intentar reducir el desbarajuste medio ambiental.

La economía circular ha resultado ser un buen aliado para luchar contra el cambio climático. Se trata de un modelo que prima el aprovechamiento de recursos y la reducción de las materias primas. Implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes todas las veces que sea posible para crear un valor añadido. De esta forma, el ciclo de vida de los productos se extiende. «Un nuevo sistema económico y social que tiene como objetivo la producción de bienes y servicios al tiempo que reduce el consumo y el desperdicio de materias primas, agua y fuentes de energía», según la Fundación para la Economía Circular.

Este sistema se convierte así en una alternativa al actual modelo económico lineal. Basado en el concepto de ‘producción, consumo y eliminación’, éste tipo de economía ha demostrado no ser sostenible ni eficiente con el medio ambiente y, en consecuencia, con la salud de las personas.

El cambio hacia una economía circular debería ayudar a paliar los problemas que provoca la economía lineal actual en el medio ambiente.

La Cumbre del Clima (COP25) celebrada en Madrid el pasado diciembre, lamentablemente acabó sin llegar a un consenso y sin aportar grandes soluciones, pero uno de los ámbitos en el que coincidieron buena parte de las empresas que participaron fue el de la importancia del aporte de la economía circular a la adaptación y la mitigación del cambio climático desde la actividad empresarial: reducción de emisiones, eficiencia energética, ahorro de agua o prevención de residuos son algunas de las principales aportaciones de la economía circular para frenar el avance de la crisis climática y evitar los peores escenarios que auguran distintas predicciones.

Según datos de Eurostat, cada habitante de la Unión Europea genera más 5 toneladas de residuos y en total sólo se acabaron reciclando el 37,8 %. Números excesivos que urgen reducirse drásticamente para socorrer a un planeta que agoniza.

Temas

Comentarios

Lea También