Más de Noticias

El Banco de España insta a retrasar la jubilación y a tener pensiones privadas

El supervisor advierte de que aumentar las cotizaciones sociales tendría efectos negativos en el empleo

Whatsapp
El Banco de España no vería mal  que se retrasase aún más la edad de jubilación. FOTO: PERE FERRÉ/DT

El Banco de España no vería mal que se retrasase aún más la edad de jubilación. FOTO: PERE FERRÉ/DT

J. M. Camarero-agencias

El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, ha puesto sobre la mesa de la comisión del Pacto de Toledo una nueva medida que pasaría por aumentar aún más la edad legal de jubilación para garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Durante su comparecencia ante el Congreso, Linde consideró ayer que esta posibilidad «podría estar justificada» si se aplica como se hace en algunos países de nuestro entorno, donde la edad de acceso jubilación depende de cómo se va comportando la esperanza de vida de sus habitantes.

La edad legal de jubilación se encuentra en 63 años y cinco meses, aunque se trata de una referencia que aumenta año tras año, hasta que en 2027 quede establecida en los 67 años. Linde explica que es posible incrementar ese límite por las menores exigencias físicas de los trabajos, por el retraso en el acceso al mercado laboral y por las mejores condiciones de envejecimiento.

«Cualquier medida encaminada a desincentivar la anticipada y retrasar la jubilación tendría efectos positivos sobre la sostenibilidad del sistema», afirmó ayer.


Sostenibilidad financiera
El gobernador del Banco de España respondió también del déficit de la Seguridad Social al incremento de los gastos -las cuantías destinadas a las prestaciones-, que han crecido casi un 4% entre los años 2007 y 2015, casi cuatro veces más de lo que lo han hecho los ingresos -las cotizaciones-.

El dirigente del organismo supervisor fue más allá y afirmó que «cualquier medida encaminada a desincentivar la jubilación anticipada y permitir la ampliación de la vida laboral por encima de los 67 años tendría efectos positivos sobre la sostenibilidad financiera del sistema».

Incidió en que un sistema de cuentas nocionales daría transparencia al sistema y ayudaría al trabajador a saber cuándo puede jubilarse.

En cuanto a posibles nuevas fuentes de financiación señaló que subir las cotizaciones, a través de las bases mínimas, máximas o con un destope, «no es bueno para el empleo» y ha subrayado que la otra vía sería aumentar los impuestos indirectos.


Subir impuestos indirectos
Por ello, también instó a los diputados a explorar otra vía en busca de nuevos métodos de financiación. Linde rechaza un aumento de las cotizaciones sociales, por el impacto que tendría en el mercado laboral, aunque sí defendió la posibilidad de aumentar los impuestos indirectos, sin aclarar qué figuras tributarias podrían ser gravadas en mayor cuantía.

Además, el gobernador ve conveniente analizar «en serio» los planes de pensiones, porque no son eficientes y tienen un elevado coste. Las aportaciones netas -descontados los pagos de prestaciones- de estos planes se redujeron a la mitad en 2016, hasta 244 millones, por la mayor demanda de rescates, según Inverco, la patronal del sector. Los cobros por supuestos especiales como paro de larga duración han rozado los 540 millones de euros desde 2010. Incluso, el campo de los ingresos, el 65% de los titulares de estos fondos no realizaron ninguna contribución en 2015.

Todos los portavoces de los grupos parlamentarios, salvo el PP, echaron en falta que el gobernador no se haya referido al mandato constitucional de garantizar la suficiencia de las pensiones y que haya centrado su intervención en las medidas para mejorar su sostenibilidad.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También