Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El CAS atiende telemáticamente a sus pacientes

El centro de referencia de Salut para el tratamiento de las dependencias se prepara para volver al trabajo presencial

N.M

Whatsapp
Foto de archivo del CAS, ubicado detrás de Joan XXIII. FOTO: P. FERRÉ

Foto de archivo del CAS, ubicado detrás de Joan XXIII. FOTO: P. FERRÉ

El Centre d’Atenció i Seguiment de les Drogodependències, CAS, de Tarragona tuvo que dejar de atender presencialmente a la inmensa mayoría de sus pacientes desde que comenzó la crisis sanitaria, explica su coordinadora, Blanca Carcolé.

El CAS es el servicio de referencia de la sanidad pública para el tratamiento de las drogodependencias y en él trabajan médicos, enfermeras, psiquiatras, trabajadores sociales y psicólogos. Puede acudir cualquiera directamente sin que sea obligatorio pasar por otros servicios de salud.

En estos días de confinamiento, y para evitar contagios, los pacientes están siendo atendidos de manera telefónica en función de sus necesidades, «unas llamadas duran 10 minutos y otras media hora», señala Carcolé.

No obstante, hay una parte presencial que continúa, como la dispensación de metadona. También la administración de medicación, porque hay que tener en cuenta que el 70% de los pacientes tiene, además, patología psiquiátrica.

También han atendido las urgencias y a los pacientes que estaban a la espera de una primera visita se les ha llamado a ver si querían hacerla vía telefónica o esperar a que pudieran a abrir. La mayoría ha preferido esperar.

Desde este lunes parte del equipo se ha trasladado al CAS para seguir haciendo las llamadas, mientras se redistribuyen los espacios para poder garantizar las medidas de seguridad para pacientes y profesionales. La intención es comenzar a hacer algunas visitas presenciales (en torno al 20%) la semana que viene.

Baja el consumo

Pese a lo complicado de la situación para las personas en tratamiento, Carcolé apunta que les ha sorprendido que muchos pacientes han disminuido su consumo o lo han dejado, algo que relacionan con el cierre de los bares.

En breve, el servicio también va a contar con videocámaras y otros instrumentos porque parte del trabajo seguirá siendo virtual. «Tendremos que evaluar en el futuro si a algunos pacientes que viven más lejos y les cuesta llegar hasta aquí poder hacer parte del tratamiento de forma telemática sería positivo para ellos».

También quedan por reabrir los recursos para las personas que requieren internamiento y que permanecen cerrados, en algunos casos porque esos lugares se han empleado para ampliar el espacio en hospitales para atender a pacientes con coronavirus.

Carcolé destaca, no obstante, que si se trata de una situación de emergencia, se debe acudir a urgencias hospitalarias o de psiquiatría.

Para consultas Salut también pone a disposición la línea verde sobre drogodependencias: 900 900 540.

Temas

Comentarios

Lea También