Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Corte Inglés reduce su deuda un 40% gracias al inversor catarí

En el ejercicio de 2015 el grupo mejora su beneficio un 34% hasta los 158 millones y logra las mayores ventas desde 2011

D.Valera/Colpisa

Whatsapp
Los grandes almacenes son el buque insignia del grupo El Corte Inglés. Aquí, el de Tarragona en una imagen de archivo. Foto: Pere Ferré/DT

Los grandes almacenes son el buque insignia del grupo El Corte Inglés. Aquí, el de Tarragona en una imagen de archivo. Foto: Pere Ferré/DT

Reducir la elevada deuda. Ese era uno de los objetivos que buscaba el presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, con la polémica entrada del inversor catarí Hamad Bin Jassim Al Tani en el grupo aprobada el año pasado. Pues bien, en 2015 la deuda contraída con entidades financieras descendió un 40% al pasar de 3.089 millones a 1.830 millones.

Esta gran disminución del pasivo, que también se trasladó en menor medida a la deuda neta (más allá de los bancos) situada ahora en 3.834 millones, se debió en su mayor parte a los 1.000 millones aportados por el jeque a través de la sociedad Primefin, según consta en los resultados del grupo presentados ayer domingo en la junta general de accionistas.

A cambio de ese desembolso, el primer inversor relevante ajeno a la familia fundadora controlará el 10% de la compañía. Una decisión que provocó un cisma en el consejo de administración y una batalla judicial con la expulsión de la Corporación Ceslar, que posee un 9% del grupo y lidera Carlota Areces, sobrina del fundador de los grandes almacenes.

En cualquier caso, la reducción del pasivo en el último ejercicio fiscal (abarca hasta el 29 de febrero de 2016) da continuidad al proceso de desapalancamiento iniciado por la empresa en 2013. En aquel año se produjo una reestructuración clave para rebajar la deuda considerablemente de los 4.514 millones registrados en 2012 y que suponían un enorme lastre para el grupo. Ahora, la compañía considera que las cifras son «bastante razonables». De hecho, este alivio permitirá a la empresa reducir un 33% los costes financieros al final de 2016, según explicó Gimeno.

La llegada del inversor catarí también ha permitido al grupo aumentar en 1.000 millones los fondos propios hasta los 9.966 millones. Asimismo, ayudó a obtener liquidez y diversificar las fuentes de financiación el programa de pagarés lanzado en el Mercado Alternativo de Renta Fija por 300 millones con un valor nominal unitario de 100.000 euros. Esta iniciativa estaba dirigida a inversores cualificados y fuentes del grupo no descartan repetirla.

Al margen de la deuda, los resultados del grupo también mejoraron en 2015 con un beneficio neto de 158,13 millones, lo que supone un 33,9% más que el año anterior, aunque inferior a los 174 millones de 2013. Pese a todo, la compañía consiguió un Ebitda (resultado antes de impuestos, intereses y amortizaciones) de 912 millones, un avance del 10,4%. Asimismo, la buena evolución de la economía española y la recuperación del consumo contribuyeron a que la facturación aumentase un 4,3% hasta los 15.219 millones, la mejor cifra desde 2011. «Este ejercicio ha supuesto una evolución positiva de nuestro grupo, lo que nos permite afirmar que avanzamos a buen ritmo por la senda de la recuperación», señaló Gimeno a los accionistas.

Sin embargo, otra de las variables importantes como es la cifra de inversión, se redujo casi un 20%, hasta los 358 millones. Asimismo, el grupo cerró 2015 con 91.931 empleos directos, lo que supone un 0,5% más. Los datos no incluyen el plan de bajas voluntarias al que se acogieron más 1.300 trabajadores.

Aunque los resultados generales del pasado ejercicio son positivos, la evolución de cada línea de negocios fue dispar. Así, en 2015 el beneficio de los grandes almacenes El Corte Inglés, buque insignia del grupo y el que aporta más ganancias, se redujo un 8,7% al situarse en los 170 millones, frente a los 186 millones registrados el año anterior. La empresa destaca el aumento de las ventas un 7,8% hasta alcanzar una facturación de 9.449 millones y un Ebitda de 82,5 millones.

Una vez más Hipercor se convirtió en la marca con peores números al conseguir un resultado plano y sin beneficios, que empeora los 5,28 millones obtenidos el ejercicio anterior. En este caso, las ventas de estos hipermercados también cayeron un 10,7% hasta loas 1.402 millones. Unos datos negativos que el grupo justifica por la disminución de la superficie de venta debido a un proceso de reordenación de departamentos.

Temas

  • ECONOMÍA

Comentarios

Lea También