Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Gobierno, dispuesto a impedir que Catalunya tenga estructuras de Estado

Whatsapp

Catalunya no podrá poner en funcionamiento las estructuras de Estado que pretende Artur Mas y «no llegará a la secesión». La posición del Gobierno de Mariano Rajoy se mantiene inamovible en la defensa, aseguran en la Moncloa, «del orden constitucional». Fuentes gubernamentales inciden en que no estamos tanto ante un peligro real como ante un partido, CiU, que trata de recuperar el espacio político perdido. A partir de ahí, la voluntad del Gobierno central es la de ser «muy contundente», como avanza el secretario de Estado con las Cortes frente a «cualquier intento de vulnerar las competencias» de las que Catalunya goza como autonomía.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, aseguró que el adelanto electoral en Catalunya constata el «fracaso» del president Artur Mas. Rajoy subrayó que el acuerdo con ERC supone que, en menos de cinco años, en Catalunya se convocarán tres veces autonómicas y que, este año, «va a someter a los catalanes a una campaña electoral de ocho meses».

«Esto se ha decidido para intentar responder a los criterios de CiU y de ERC», recalcó Rajoy, que consideró que el interés general, la atención de los problemas del paro y otros problemas económicos de los ciudadanos «se han olvidado».

«Aquí se dijo: hay que intentar resolver un lío y un problema que tenemos ERC y CiU, y la decisión se ha tomado por puro interés partidista», lamentó el presidente del Gobierno. «Esto no tiene ningún sentido. Es lisa y llanamente la constatación de un fracaso y corresponderá a los ciudadanos de Cataluña dar su opinión sobre este asunto que a mí me parece de una extraordinaria gravedad», añadió.

En el análisis comparten diagnóstico partidos como el PSOE o incluso Podemos, que desconfían de las intenciones reales de Mas.

El socialista Patxi López llamó ayer a CiU y a los republicanos a «dejar de jugar al ilusionismo», mientras Gemma Ubasart, candidata a liderar la formación de Pablo Iglesias en Catalunya, no contempla la posibilidad de una declaración unilateral de secesión. «Es un partido que no se ha atrevido a hacer un referéndum; va a ser mucho más difícil y mucho menos realista proclamar desde el Parlament una independencia», aseguró.

Campaña de ocho meses

En cuanto a la convocatoria de elecciones, el Gobierno central teme que el president vaya «a someter a los ciudadanos a una campaña de ocho meses» y busque emplear su cargo con fines electorales. Interpretan en el palacio de la Moncloa que «hace mucho que Mas dejó de gobernar y dio por acabado su tiempo».

Los socialistas recibieron el anuncio electoral como un acto de «demasiada épica para lo que es una tragedia».

Izquierda Unida (IU) también achaca el adelanto de los comicios catalanes a la «táctica» y al deseo de Mas de «conseguir páginas» en los periódicos para «ocultar el problema de su nefasta gestión».

Todos los partidos tendrán que prepararse para afrontar las distintas convocatorias de 2015. A las elecciones municipales y autonómicas de mayo, hay que sumar las generales y, ahora, las catalanas.

El presidente Mariano Rajoy ya anunció su deseo de volver a viajar a Catalunya a principios de año, y en el PP se preparan para reforzar los mensajes con los que batallarán ante el frente soberanista. El 13 de diciembre, los populares firmaron en la segoviana localidad de La Granja una declaración en defensa de la Carta Magna y la unidad de España, y en esa idea profundizarán.

Temas

  • CATALUNYA

Comentarios

Lea También