Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El Parlament aprueba el nuevo impuesto que grava los bienes de lujo

Gravará los bienes inmuebles y los activos no productivos como coches de más de 200 caballos, embarcaciones de ocio, aeronaves y objetos de arte, entre otros

EFE

Whatsapp
El Parlament aprueba el nuevo impuesto que grava los bienes de lujo

El Parlament aprueba el nuevo impuesto que grava los bienes de lujo

El Parlament aprueba el nuevo impuesto que grava los bienes de lujo CAT-IMPUESTO LUJO
Barcelona 26 abr. (EFE) .- El pleno del Parlament ha aprobado hoy la ley que crea el nuevo Impuesto de Activos Improductivos, por que se gravan los bienes de lujo y que, según los grupos promotores -JxSí y la CUP-, tiene una función redistributiva de la riqueza.
La ley ha sido aprobada con los votos favorables de JxSí, la CUP y Cataluña Sí Que Se Puede (CSQEP) -82 votos en total-, mientras que Ciutadans (C 's) y PP han votado en contra -34 votos-, y el PSC ha abstenido -15 votos-.
El texto aprobado complementa los Presupuestos de la Generalitat y crea un impuesto para gravar los activos no productivos de las personas jurídicas y, en concreto, los bienes inmuebles como los vehículos de motor de potencia igual o superior a 200 caballos, las embarcaciones de ocio , las aeronaves, los objetos de arte, las antigüedades y las joyas.
La base imponible se calcula sumando el valor de todos los activos no productivos y, aunque inicialmente se preveía un mínimo exento de 500.000 euros o de 100.000 si no había ningún inmueble, estos mínimos han sido suprimidos en la redacción final.
El tipo impositivo es progresivo, ya que va del 0,21 al 2,75 por ciento, y aunque este año el importe del impuesto computará a partir del 30 de junio, en los siguientes ejercicios fiscales será aplicado desde el 1 de enero.
La ley ha llegado al pleno para su aprobación definitiva con una veintena de enmiendas reservadas de los grupos del PSC, CSQEP y de Ciutadans, después de haber superado la enmienda a totalidad que había presentado el PP.
En defensa del nuevo impuesto, Carmina Castellbó, de JxSí explicó que "se ha eliminado el mínimo exento porque no tenía sentido" y reprochó a grupos que se consideran "progresistas" que no voten favorablemente la ley.
Desde la CUP, Benet Salellas ha negado "con cifras en la mano" que en Guipúzcoa se produjera una deslocalización de empresas cuando fue aprobado este mismo impuesto, y ha precisado que la ley "pone la mirada en empresas que comercian con bienes de lujo y que están eludiendo la fiscalidad ".
Según el diputado de Ciudadanos Antonio Espinosa, aunque se haya dicho que la ley tiene una finalidad redistributiva, "esto es una falacia, porque ya se admite que la recaudación será muy pequeña y porque es a través de otros impuestos que se puede grabar más los bienes de lujo ".
Desde el PSC, el diputado Oscar Ordeig ha reprochado "el procedimiento utilizado para tramitar la ley, hecho desde una gran soberbia, sin debate con el resto de grupos y con una única sesión de la ponencia en comisión", y consideró que "si lo que se quiere es perseguir el fraude o la elusión fiscal hay otros instrumentos más adecuados".
Por parte de CSQEP, Joan Coscubiela ha considerado que se trata de una iniciativa que "actúa como una ley placebo ya que tiene como finalidad hacer creer que se desea una redistribución de la riqueza tapando una decisión previa, que es la renuncia a hacer pagar más a quien más tienen a través del IRPF y otros tributos ", si bien este grupo ha acabado apoyando la nueva ley.
En representación del PPC, Santi Rodríguez ha señalado que "en el mejor de los casos será una ley improductiva ya que apenas tendrá efectos recaudatorios", y advirtió "del peligro de que haya una doble imposición, si tenemos en cuenta que también disponemos del impuesto del patrimonio ". EFE
26-04-2017, 11:20:00

El pleno del Parlament ha aprobado hoy la ley que crea el nuevo Impost d'Actius Improductius, por que se gravan los bienes de lujo y que, según los grupos promotores -JxSí y la CUP-, tiene una función redistributiva de la riqueza.

La ley ha sido aprobada con los votos favorables de JxSí, la CUP y Cataluña Sí Que Es Pot (CSQEP) -82 votos en total-, mientras que Ciutadans (C 's) y PP han votado en contra -34 votos-, y el PSC se ha abstenido -15 votos-.

El texto aprobado complementa los Presupuestos de la Generalitat y crea un impuesto para gravar los bienes inmuebles de las personas jurídicas y, en concreto, los activos no productivos como los vehículos de motor de potencia igual o superior a 200 caballos, las embarcaciones de ocio , las aeronaves, los objetos de arte, las antigüedades y las joyas.

La base imponible se calcula sumando el valor de todos los activos no productivos y, aunque inicialmente se preveía un mínimo exento de 500.000 euros o de 100.000 si no había ningún inmueble, estos mínimos han sido suprimidos en la redacción final.

El tipo impositivo es progresivo, ya que va del 0,21 al 2,75 por ciento, y aunque este año el importe del impuesto computará a partir del 30 de junio, en los siguientes ejercicios fiscales será aplicado desde el 1 de enero.

La ley ha llegado al pleno para su aprobación definitiva con una veintena de enmiendas reservadas de los grupos del PSC, CSQEP y de Ciutadans, después de haber superado la enmienda a totalidad que había presentado el PP.

En defensa del nuevo impuesto, Carmina Castellbí, de JxSí explicó que "se ha eliminado el mínimo exento porque no tenía sentido" y reprochó a grupos que se consideran "progresistas" que no voten favorablemente la ley.

Desde la CUP, Benet Salellas ha negado "con cifras en la mano" que en Guipúzcoa se produjera una deslocalización de empresas cuando fue aprobado este mismo impuesto, y ha precisado que la ley "pone la mirada en empresas que comercian con bienes de lujo y que están eludiendo la fiscalidad ".

Según el diputado de Ciudadanos Antonio Espinosa, aunque se haya dicho que la ley tiene una finalidad redistributiva, "esto es una falacia, porque ya se admite que la recaudación será muy pequeña y porque es a través de otros impuestos que se puede grabar más los bienes de lujo ".

Desde el PSC, el diputado Oscar Ordeig ha reprochado "el procedimiento utilizado para tramitar la ley, hecho desde una gran soberbia, sin debate con el resto de grupos y con una única sesión de la ponencia en comisión", y consideró que "si lo que se quiere es perseguir el fraude o la elusión fiscal hay otros instrumentos más adecuados".

Por parte de CSQEP, Joan Coscubiela ha considerado que se trata de una iniciativa que "actúa como una ley placebo ya que tiene como finalidad hacer creer que se desea una redistribución de la riqueza tapando una decisión previa, que es la renuncia a hacer pagar más a quien más tienen a través del IRPF y otros tributos ", si bien este grupo ha acabado apoyando la nueva ley.

En representación del PPC, Santi Rodríguez ha señalado que "en el mejor de los casos será una ley improductiva ya que apenas tendrá efectos recaudatorios", y advirtió "del peligro de que haya una doble imposición, si tenemos en cuenta que también disponemos del impuesto del patrimonio". 

Temas

  • ECONOMÍA

Lea También