El Prado condensa su colección en 250 obras maestras en un gran reencuentro

Hasta 25 obras de Velázquez se exponen en la sala XII, el sanctasantórum de la pinacoteca

MIGUEL LORENCI

Whatsapp
La sala de las Meninas y otras obras de Velázquez, en el Prado, que reabre este fin de semana. FOTO: EFE

La sala de las Meninas y otras obras de Velázquez, en el Prado, que reabre este fin de semana. FOTO: EFE

En un brillante ejercicio de síntesis, el museo del Prado condensa lo mejor de su colección en la galería central del edificio Villanueva. Son 250 obras maestras que recorren y resumen la historia de la bicentenaria institución, que se reinventa forzada por el Covid-19 y ofrece un espectacular concentrado que ha titulado ‘Reencuentro’ y del que se podrá disfrutar desde mañana hasta el 13 de septiembre. El alma del museo, la sala XII donde están ‘Las meninas’, reúne ahora hasta 25 pinturas de Diego Velázquez. Entre ellas, ‘Los borrachos’, ‘Las hilanderas’, y una galería de bufones que por primera vez se ven junto a la tela más universal del genio sevillano.

«Queríamos volver, pero de una forma inolvidable y hemos hecho un esfuerzo brutal para destilar la esencia del Prado, en un apabullante ejercicio de concentración», asegura orgulloso el director de la pinacoteca, Miguel Falomir. «El Prado nunca se ha visto así y quizá nunca se vuelva a ver de este modo», dice ante una reapertura histórica tras tres meses de clausura, el periodo más largo de cierre del museo tras el de la Guerra Civil, y con excepcionales medidas frente a la pandemia, como la toma de temperatura de los visitantes y aforos limitados.

Abruma la densidad de obras maestras expuestas en una superficie que supone apenas un quinto del museo, que no puede abrir todas sus salas. «No es el mismo Prado que cerró en marzo», advierte Falomir, que ha buscado «la esencia primigenia del XIX, pero diluyendo su rigidez para mostrar sus joyas con técnicas del siglo XXI».

Entre las medidas de seguridad, se han eliminado las taquillas, la consigna, las audioguías y los folletos -habrá códigos QR- y será necesario reservar la entrada por internet en la web, fijando el día y hora de la visita, incluso en la franja gratuita. El museo acogerá a un máximo de 1.800 personas diarias, a un ritmo de 80 cada media hora, frente a las entre 6.000 y 8.000 de media un día normal.

Temas

Comentarios

Lea También