Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El acceso a la autopista desde la T-11 en La Canonja, sin luces por el robo de cables

La problemática de la variante de la T-11 se extiende a la entrada y salida de la AP-7 en La Canonja, que presenta todas las farolas apagadas ante la incredulidad de los conductores

Francesc Gras

Whatsapp
Los accesos y toda la rotonda que enlaza la autopista desde la T-11, a la altura de La Canonja, están a oscuras. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Los accesos y toda la rotonda que enlaza la autopista desde la T-11, a la altura de La Canonja, están a oscuras. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El acceso a la autopista desde la T-11, a la altura de La Canonja, está totalmente a oscuras. De hecho, ninguna de las farolas que pueblan la gran rotonda de entrada y salida a la AP-7 funciona. El motivo no es otro que el robo de todo el cableado eléctrico del interior de las farolas por el valor que tiene el cobre en el mercado negro. Una situación que, por desgracia, no supone ninguna novedad y que extiende la problemática que padece la autovía a su paso por la ciudad Reus –lo que se conoce como la variante Sur.

El Diari ya publicaba hace unos días las quejas de algunos conductores sobre la falta de luz de una vía muy transitada desde su inauguración en el 2000. Concretamente en el tramo que arranca en las cercanías del Aeropuerto de Reus y finaliza en el polígono AgroReus, donde enlaza con la N-420. En este recorrido las zonas oscuras son constantes. Y no sólo en la T-11, sino también en sus accesos y salidas como en el caso de Bellissens. El tramo que va desde la salida de Misericòrdia-Cambrils hasta el polígono industrial es quizás el más afectado. Sólo la amplia rotonda de Salou dispone de luz.

Fuentes de la Unidad de Carreteras del Estado en Tarragona confirmaron que la falta de iluminación se debe al robo del cableado eléctrico y aseguraron que se trata de un problema endémico. Sin ir más lejos, hace unos dos años el Estado invirtió cerca de 200.000 euros para reparar el robo producido en un tramo de la A-27.

La situación actual parece muy alejada de la del 2015. Desde el organismo perteneciente al Ministerio de Fomento ya dejaron claro que, de momento, descarta la posibilidad de reponer el abastecimiento de luz. «No hay recursos para arreglar el problema y se trata de priorizar las necesidades», comentan desde carreteras.

Las quejas de los conductores recogidas por este rotativo surgen por la peligrosidad que representa transitar a oscuras en los tramos no sólo de la propia variante sino también en sus distintos accesos y salidas.

Robo también en el AVE

El robo de cableado se ha convertido en un auténtico quebradero de cabeza para la policía, a la vez que un malestar para la ciudadanía. Más allá de la afectación en la T-11, otro de los puntos del Camp de Tarragona donde se han producido más robos ha sido en la línea del AVE,ya fuera durante su construcción como posteriormente con su puesta en marcha.

Otro caso distinto es el que se vive en la C-14 a su paso por Reus y en dirección hacia La Selva del Camp y Montblanc.

No obstante, en lo referente a esta vía la oscuridad reinante no se achaca a ningún robo sino a la falta de farolas. En las distintas rotondas que conectan la C-14, propiedad de la Generalitat de Catalunya, con el Aeropuerto de Reus, El Morell o Constantí no está instalado ningún punto de luz. De igual forma ocurre con la propia carretera, que no empieza a estar iluminada hasta coincidir con la gran rotonda elevada que hay a la altura del municipio de La Selva del Camp.

En el caso de la C-14 también se trata de una autovía muy transitada a diario. Aún así, las obras que se llevaron a cabo en su día la han convertido en una vía mucho más segura que hace años y con una buena visibilidad. También está controlada por radares.

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Lea También