Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El alquiler de un piso en la mejor zona de TGN es un 20% más caro que en Reus

La Rambla Nova y la Imperial son los lugares más caros de Tarragona; en Reus, el eje Parc de Sant Jordi-paseos. Serrallo o barrio Gaudí son las zonas más asequibles de ambas ciudades
Whatsapp
Salvo excepciones, los precios del alquiler siguen bajando. En la capital, Tarragona, descendieron un 5,5% durante el año pasado.   Foto: Pere Ferré

Salvo excepciones, los precios del alquiler siguen bajando. En la capital, Tarragona, descendieron un 5,5% durante el año pasado. Foto: Pere Ferré

Vivir en un piso alquilado es, de media, un 15% más caro en Tarragona que en Reus. La diferencia baja al 12% si se trata de un inmueble en las zonas más asequibles de ambas ciudades y, en cambio, sube hasta el 20% en los distritos más caros, aquellos en los que la brecha entre los dos municipios se amplía. En general, los precios máximos tienden a bajar, mientras que los mínimos suben, aunque sea de forma ligera, según el Informe de Máximos y Mínimos que acaba de publicar Tecnitasa.

En la capital tarraconense, la zona de predios más elevados corresponde a un ámbito tan céntrico como el del Eixample en el entorno de la Rambla Nova y la Plaça Imperial Tarraco. Allí el precio del metro cuadrado es de 9,50 euros, por lo que el inquilino paga 950 euros al mes para una vivienda tipo estipulada en la zona de 100 metros cuadrados.

 

Oportunidad en El Serrallo

Por el contrario, el barrio tarraconense más accesible al bolsillo es El Serrallo. Allí la vivienda tipo tiene 50 metros cuadrados. El precio del metro cuadrado es de seis euros y el pago mensual es de 360 euros. En Reus, el precio más elevado es el de la zona centro (emplazamientos como el Tomb de Ravals, Sant Jordi y paseos), donde por una vivienda tipo de 70 metros se abonan 595 euros al mes. El precio del metro cuadrado es de 8,50 euros, un euro por debajo del registro en Tarragona.

En el otro extremo, si uno quiere ahorrar en el alquiler en la capital del Baix Camp debe alojarse en la zona de Ponent, que incluye a barrios como Gaudí, Sol i Vista o Pelai. Allí la vivienda tipo dispone de 60 metros. Cada metro cuadrado vale cinco euros (uno menos que en Tarragona) y el precio es de 360 euros, 60 más que en Tarragona. «En Tarragona los precios más caros pueden estar en la Arrabassada y también en el centro, en la zona de la Rambla. Por contra, los más baratos suelen encontrarse en El Serrallo o en toda la periferia, en los barrios de Ponent», radiografía Alex Bonnin, dueño de Arrabassada Inmobiliaria. Joan, desde la Inmobiliaria Boronat, diagnostica la situación. «Los precios siguen bajando, aunque en zonas como la Rambla esos descensos se han moderado más que, por ejemplo, en Sant Pere i Sant Pau. En zonas como El Serrallo, la calle del Mar o la calle Lleó de la Part Baixa, y en todos los barrios de Ponent encontramos los precios más reducidos».

El director técnico de Tecnitasa, la sociedad de tasación que ha elaborado el estudio, Fernando García Marcos, define la evolución más reciente: «Se observa una tendencia a la estabilización en los precios del alquiler. Aunque los descensos continúan dominando, son menos pronunciados que en otros años y se producen especialmente en las zonas más caras, mientras que en muchos de los barrios más económicos suben ligeramente. Son signos muy esperanzadores para el mercado inmobiliario».

 

Dos velocidades

Desde el portal Idealista, el director comercial, David Herencia, establece dos tendencias: «El precio del alquiler está mostrando dos velocidades. En grandes capitales y en lugares muy turísticos de costa, el precio ha tocado suelo y empieza a repuntar. No se esperan grandes aumentos pero sí se han parado las caídas».

La otra ‘velocidad’ es la que experimenta, por ejemplo, la provincia de Tarragona en su conjunto. El precio durante el año pasado descendió un 3,7%, mientras que en la capital tarraconense la bajada fue aún mayor y se situó en el 5,5%. «En algunos lugares como Tarragona se siguen ajustando los precios a la baja. Si los inversores creen que el mercado sigue un poco alto, se mantienen a la espera hasta que se produce ese ajuste», indica David Herencia.

 

‘Ni bajando el precio alquilas’

«Después de años de retrocesos, en Tarragona los precios siguen bajando. Antes, cuando el piso se quedaba vacío era una mala noticia para el propietario, pero a la vez buena, porque tenía la opción de subir el precio. Con la crisis ha cambiado todo. Pierdes al inquilino y por mucho que sigas bajando el precio no lo consigues volver a alquilar», reconoce Joan Boronat desde Tarragona.

«El precio se mantiene estable. Hay algo de movimiento, basado en mucha rotación de las familias», explica Pere Cochs, administrador de OTA Inmobiliaria, en Reus: «La zona alta de la ciudad es la que tiene los precios más elevados, hablamos de Parc Sant Jordi, Prat de la Riba, el Passeig Prim… En cambio, los más asequibles están en todo lo que son barrios, como Gaudí o Fortuny».

Históricamente, los precios del alquiler han sido siempre superiores en Tarragona. Por ejemplo, en 2009 el precio medio de una vivienda en la capital era de 520 euros, por los 463 de Reus. En 2011, en plena bajada de los alquileres, los 495 euros de media registrados en Tarragona superaban con creces a los 435 de la capital del Baix Camp, según los datos del Departament de Territori publicados por el Idescat.

No se esperan, sin embargo, grandes variaciones a medio plazo. Tarragona puede caminar hacia una estabilización de precios a la que no le suceda, por lo general, un incremento.

Según los datos de 2014 manejados por Idealista, Calafell es el único municipio importante de la provincia donde aumentó el precio medio del alquiler, aunque fue una subida mínima, de un 0,8%. En cambio, descendió en Salou, Cambrils, Torredembarra, Tarragona y El Vendrell, aunque el retroceso más marcado durante el año pasado se produjo en Reus (-6,2%). Según el balance del último trimestre del año pasado, donde más descendieron los precios fue en Salou (-8,3%). En ese periodo, el precio se incrementó únicamente en una localidad:El Vendrell (+3,1%).

Según la estadística de Idealista, referente a diciembre de 2014, de entre esos municipios, el que tiene el precio por metro cuadrado más elevado es Torredembarra (6,9 euros), empatado con Cambrils, y por delante de Salou (6,8). Según ese estudio, Reus, con 5,4 euros, es la población más económica.

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Comentarios

Lea También