Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El diésel ya no domina en la venta de coches

Por primera vez desde 1998, las matriculaciones de vehículos impulsados por motores a gasóleo no superan el 50% del total

Rafael Servent

Whatsapp
El diésel ya no domina en la venta de coches

El diésel ya no domina en la venta de coches

Arranca la temporada alta del año en la venta de coches. Si está pensando en adquirir un nuevo vehículo (como otros tantos compradores que concentran cada año sus adquisiciones entre los meses de abril y junio), sepa que decantarse por un diésel va en dirección contraria.

Por primera vez desde el año 1998, el diésel no es mayoritario entre los coches nuevos que se venden en España. Tras una caída sostenida que arranca en 2013, las matriculaciones de turismos equipados con un motor de combustión diésel alcanzaron el pasado mes de marzo el 49,9% del total de vehículos vendidos. Es la primera vez en casi dos décadas que este combustible pierde la mayoría, en beneficio de la suma de los coches impulsados con gasolina (46,2% de las nuevas matriculaciones en marzo) y de los híbridos y eléctricos (un 3,9%).

Nada hace pensar que la tendencia no se mantenga durante el presente segundo trimestre del año. Tras años de ‘dieselización’ del parque de vehículos en España (y, en general, en toda Europa), la ‘desdieselización’ es un hecho consumado. Adolfo Randulfe, portavoz de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), razona una explicación: «Mucha gente ha empezado a hacer las cuentas, y ha visto que no le salían los números».

Si uno de los principales argumentos de venta de los coches con motores diésel fue en su momento el sustancioso menor coste del carburante, poco a poco los precios de la gasolina y del diésel se han ido equiparando, hasta el punto de que la pequeña diferencia de precio (todavía a favor del diésel) no logra amortizar en muchas ocasiones el sobreprecio que tiene un vehículo diésel frente a otro impulsado con gasolina.

‘Downsizing’

Pero si algo ha terminado por decantar la balanza en estos últimos tres años a favor de los motores de gasolina (y de unas más que tímidas ventas de vehículos eléctricos) es una tendencia con nombre en inglés: ‘downsizing’. Un concepto que podría traducirse como ‘bajada de talla’. Toda una nueva generación de motores de gasolina con menor cilindrada –que consumen menos y generan menores emisiones– pero con prestaciones similares, gracias a la incorporación de tecnologías como el turbo.

¿Qué incidencia ha tenido en este cambio de tendencia el escándalo de las emisiones de los diésel de Volkswagen en los EEUU? Poca, a decir de Anfac, aunque siempre hay un segmento de consumidores sensible a estas cuestiones. Pero el fin del reinado del diésel es hoy incontestable: «El diésel –explica Adolfo Randulfe, de Anfac– se quedará para la alta gama o los vehículos de precio más elevado».

Temporada alta

Sea cual sea la elección, la campaña de ventas de coches de primavera se presenta mejor que nunca para el sector. O, mejor dicho, mejor que en cualquiera de los años que han transcurrido desde el arranque de la Gran Recesión. «El segundo trimestre del año –señala Adolfo Randulfe, de Anfac– es el que tiene más tirón en ventas, con los meses de abril, mayo y junio».

Los primeros resultados del mes de abril presagian una gran temporada alta en los concesionarios, con una subida de las ventas de más del 30% en el conjunto del Estado durante la primera quincena de abril, fundamentalmente por el incremento de matriculaciones por parte de las alquiladoras de vehículos de cara a la campaña de Semana Santa.

El coche de empresa acelera

Entre enero y marzo de este año, en la demarcación de Tarragona se matricularon 3.853 turismos y todoterrenos, lo que supone un incremento del 8,96% respecto al mismo trimestre del año anterior.

La cifra, aunque buena, se sitúa por debajo de la media catalana, que cerró el pasado trimestre con un incremento del 12,62%, impulsado por las ventas en la demarcación de Barcelona, que crecieron un 14,07% interanual durante este periodo.

Las matriculaciones de vehículos de empresa han sustentado en todos los casos estas tasas de crecimiento, con un alza del 19,7% durante el primer trimestre del año en las comarcas de Tarragona, muy superior al 6,2% acumulado por el canal de particulares.

Un parque de vehículos envejecido (la edad media de los turismos se sitúa en España en los 12 años, mientras en el año 2012 no llegaba a los 9 años) y unas mejores perspectivas económicas explican que «ya desde el año pasado, el mercado de los vehículos de empresa esté tirando mucho», explican desde Anfac.

«Hay mucha flota de vehículos –añade Adolfo Randulfe– que debería haberse renovado hace tiempo, y que lo está haciendo ahora», de la mano de la nueva coyuntura económica.

Aunque no nos engañemos. Los concesionarios van a jugarse la temporada donde siempre: con los particulares que quieren estrenar coche en vacaciones.

Temas

  • ECONOMÍA

Lea También