Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El discurso de Puigdemont divide a los diputados por Tarragona

La CUP alaba que 'ha estado en plena sintonía con lo que reclamamos' y Junts pel Sí presume de que 'ha hablado claro'

Xavier Fernández

Whatsapp
El discurso de Puigdemont divide a los diputados por Tarragona

El discurso de Puigdemont divide a los diputados por Tarragona

Si quedaba alguna duda sobre si la CUP iba a apoyar al president de la Generalitat, Carles Puigdemont, en la cuestión de confianza ayer se evaporó. El diputado de la CUP por Tarragona, Sergi Saladie, aseguró que el discurso de Puigdemont había estado «en plena sintonía con lo que venimos reclamando:o referéndum o referéndum».

La CUP se mostró de acuerdo en la afirmación de Puigdemont de que «sin presupuestos no se puede gobernar bien» pero advirtió que «gobernar bien también es atender la situación de emergencia social del país».

Puigdemont vinculó la aprobación de la moción de confianza con la luz verde a los presupuestos que la CUP ya rechazó. Para Saladie, «unos presupuestos para gobernar bien de acuerdo con la mayoría de este país son referéndum o referéndum, revertir los recortes y las privatizaciones y una fiscalidad justa».

Para el número 1 de Junts per Sí (la alianza entre CDC, ERC e independientes), Germà Bel, Puigdemont se expresó «con claridad. Ha vinculado explícitamente la moción y los presupuestos, como ley de estabilidad fundamental para gobernar».

Bel: «Puigdemont también ha dejado claro el itinerario a seguir: un referéndum que se intentará que sea acordado pero que se celebrará sí o sí». A la pregunta de si ‘teme’ que el Gobierno español intente evitar la celebración de un referéndum unilateral, el líder tarraconense del partido que apoya a Puigdemont respondió que «cada uno será responsable de sus actos».

El diputado y número 1 de Ciudadanos por Tarragona, Matías Alonso, coincidió con el secretario de Comunicación del partido, Fernando de Páramo, en reprochar a Puigdemont que «dé lecciones de transparencia cuando su partido es el del 3%, el de las quince sedes embargadas por corrupción, el que tiene como padre político a Jordi Pujol y el que no quiere despolitizar la Justicia ni en Catalunya ni en el conjunto del Estado».

‘Pinta un paisaje irreal’

Carles Castillo, diputado del PSC, la tercera fuerza más votada en Tarragona el pasado 27 de septiembre, por detrás de Junts pel Sí y Ciudadanos y por delante de PP, CUP y Catalunya Sí que es Pot, fue el más contundente de los parlamentarios tarraconenses: «El discurso ha sido una coña marinera. Pinta un paisaje irreal y pretende contraponer toda la supuesta tarea de la Generalitat con la parálisis del Estado, parálisis que él mismo convalida poniendo como condición imposible al PSOE un referéndum que los socialistas ya hemos descartado».

Sigue Castillo: «Puigdemont aclara una hoja de ruta aún más inviable ya que no hay un compromiso explícito de la CUP de aprobar los presupuestos. Es un acto fallido y al president de la Generalitat le ha hecho falta amenazar a la CUP directamente con elecciones anticipadas. El Govern ha decidido estrellarse contra las rocas».

Para Castillo, «si es ‘referéndum o referéndum’ no hay ninguna negociación sobre la mesa sino que es una imposición. Presentar como aciertos del Govern las cuestiones que emanan de los mandatos del Parlament y que son votaciones perdidas del Govern (el que más ha perdido de la historia de la democracia) es una estafa política en toda regla».

Para el diputado del PP Alejandro Fernández, «resulta muy triste ver al president de la Generalitat mendigado a la CUP su apoyo. Puigdemont sólo ha sido capaz de ofrecer a los catalanes repetir el 9-N (en alusión a la consulta del 9 de noviembre de 2014), pero esta vez en septiembre».

‘Ha arrinconado a la CUP’

Según la diputada de Catalunya Sí que es Pot, Hortènsia Grau, Puigdemont se mostró ayer «hábil arrinconando a la CUP, pero sigue la debilidad estructural del Govern y sobre todo el autoengaño ya que no tienen mandato democrático (para un referéndum) sino una mayoría parlamentaria débil. A nosotros no nos puede pedir un cheque en blanco porque no hemos negociado nada ni sabemos nada del presupuesto».

En todo caso, apunta Grau, «es positivo que se vuelva a hablar de un referéndum acordado cuando a nosotros nos decían las pasadas elecciones que era una ‘pantalla pasada’».

Temas

  • CATALUNYA

Comentarios

Lea También