Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El dueño de Finques Franch, a prisión por el homicidio de Carmen Gallart

La fiscal y la acusación manifestaron el riesgo de destrucción de pruebas y que aún faltan diligencias de investigación

Redacción

Whatsapp
Ramon Franch es el detenido por la desaparición de Gallart Foto: DT

Ramon Franch es el detenido por la desaparición de Gallart Foto: DT

El juzgado de instrucción número 3 de Tarragona ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza al propietario de la inmobiliaria Finques Franch Tarragona, Ramon Franch, por un presunto delito de homicidio con ocultación de cadáver. La víctima, Carmen Gallart, era vecina de Els Pallaresos y desapareció el pasado 18 de junio.

El martes, cuando fue detenido, el hombre no declaró ante los Mossos, y ayer tampoco lo hizo ante el juez. Según explicó el abogado de la acusación particular, Antoni Mendía, el juez acordó el ingreso en prisión del sospechoso por los numerosos «indicios» y «evidencias» que han llevado a los investigadores a creer que Ramon Franch habría acabado con la vida de Carmen Gallart por un móvil económico.

La fiscal interesó el ingreso en prisión del hombre dados los indicios existentes y la acusación particular se sumó a la petición. Ambas partes manifestaron el riesgo de destrucción de pruebas y el hecho de que aún faltan diligencias de investigación por practicar.

Por su parte, el abogado de la defensa, Juan Carlos Cobo, lamentó que no han dispuesto de tiempo suficiente para analizar el sumario y conocer de qué se acusa a su cliente.

El sospechoso es un empresario del sector inmobiliario que fue detenido este martes por los Mossos, después de que los agentes registraran varios inmuebles de su propiedad en Tarragona y Almoster (Baix Camp).

Los agentes mantienen que Carmen no desapareció voluntariamente. El cuerpo de la mujer, sin embargo, no ha aparecido. Uno de los elementos investigados durante los últimos nueve meses por la Unidad Central de Personas Desaparecidas de los Mossos es el posicionamiento del teléfono móvil del acusado. Un repetidor de telefonía le sitúa en Els Pallaresos el 18 de junio de 2015, aunque el hombre negó que hubiera sido cuando prestó declaración en calidad de testigo, a raíz de la desaparición de la mujer. Este martes los Mossos localizaron restos de sangre en el interior del vehículo del acusado, que fue registrado junto con varios inmuebles de su propiedad. Sin embargo, se está a la espera de practicar las pruebas de ADN sobre estos restos biológicos para comprobar a quién pertenecen.

Temas

  • TEMA DEL DÍA

Comentarios

Lea También