Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El exmarido de Ana Mato dice que las fiestas ‘eran sólo globos’

Jesús Sepúlveda también admite que Correa le adelantó la compra de un Jaguar para desgravar el IVA

Mateo Balín

Whatsapp
Imagen de televisión de Jesús Sepúlveda durante su declaración de ayer por la trama ‘Gürtel’. FOTO: EFE

Imagen de televisión de Jesús Sepúlveda durante su declaración de ayer por la trama ‘Gürtel’. FOTO: EFE

Entre globos, confeti, fiestas de cumpleaños, comuniones, viajes a Disneyland o un lujoso Jaguar, el exalcalde de Pozuelo de Alarcón (Madrid) Jesús Sepúlveda se pasó ayer las dos horas de su declaración justificando sus actividades a preguntas de su abogado. Fue en el juicio por la primera época del ‘caso Gürtel’, donde el que fuera marido de la exministra de Sanidad Ana Mato, dimitida después de ser acusada como responsable civil a título lucrativo en la causa, trató de zafarse de los abundantes indicios delictivos que pesan sobre él y por los que puede ir 15 años y cuatro meses a prisión.

Sepúlveda optó por la misma estrategia que Rosalía Iglesias, mujer de Luis Bárcenas, y solo contestó a su defensa. Sepúlveda trató de ofrecer un relato verosímil pero con escaso sustento. Como muestra un botón. El también exsenador reconoció que Francisco Correa, cabecilla confeso de la trama, le adelantó el dinero para adquirir un Jaguar que él tenía pensado adquirir a plazos, ya que de esta manera el jefe de Gürtel podría desgravarse el IVA como gasto en sus empresas. Y la justificación que dio fue cuanto menos curiosa: «A mí el Jaguar me gustaba, y el día que fui a pagar la señal de 250.000 pesetas me encontré casualmente a Correa en la puerta de la sede del PP y se ofreció a acompañarme al concesionario. Me dijo que le venía bien adelantar el pago del coche porque podría desgravarse el IVA como gastos de su empresa».

El citado Jaguar es el que Mato nunca vio en su garaje ni le pidió explicaciones a su entonces pareja. Un «regalo» de Correa, según él mismo reconoció en su declaración, por el que Sepúlveda «no le dio nada a cambio» (a modo de contratos públicos), aunque la Fiscalía mantenga lo contrario (cifra los pagos de Correa en efectivo o en especie en 546.000 euros en seis años).

En cuanto a las fiestas familiares, precisó que eran eventos que no fueron encargados a las empresas de Correa, aunque dejó en suspenso el pagos de dos cumpleaños (669 euros en 2001 y 1.996 euros en 2002) por empresas de éste. «Era una cuestión de unos globos...», dijo.

Temas

  • PANORAMA

Lea También