Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El fuego toca la puerta de Doñana

El fuerte viento complica la extinción del incendio que obligó a desalojar a cientos de personas en Moguer y Mazagón 

Cecilia Cuerdo

Whatsapp
Imagen del incendio declarado en el paraje La Peñuela de Moguer, que entró en el espacio de Doñana. Foto: efe

Imagen del incendio declarado en el paraje La Peñuela de Moguer, que entró en el espacio de Doñana. Foto: efe

Bajo un calor asfixiante y una intensa humareda, más de medio millar de efectivos de los servicios de extinción de incendios de la Junta de Andalucía y la Unidad de Emergencia Militar trabajan sin tregua desde la noche del sábado para tratar de sofocar el incendio que asola una zona de pinar en Mazagón (Huelva) y que, según la Administración andaluza, pudo ser «intencionado». Las rachas cambiantes de fuerte viento dificultan unas labores que llegan ya a la zona del preparque Natural de Doñana, el humedal más importante de España, y que han obligado a desalojar a unas 2.300 personas que veraneaban o residen en la zona.

El incendio comenzó sobre las 21.30 horas de la noche del sábado en el denominado Camino de las Peñuelas, una de las vías que, paralelas al parque, une la playa de Mazagón con Moguer. El Servicio de Emergencias 112 empezó a recibir decenas de llamadas alertando de la columna de humo y en demanda de información. Impulsadas por rachas de viento de hasta 60 kilómetros hora, las llamas comenzaron a propagarse a gran velocidad por un área de densa vegetación resecada por el calor y la falta de lluvia. Los servicios de extinción de incendios se desplazaron a la zona, pero la caída de la noche impidió los refuerzos desde el aire y solo se pudo trabajar a pie de campo. Las altas temperaturas y el viento formaron un coctel explosivo, como demuestra que en solo cinco horas el fuego quemasen doce kilómetros, según detalló el director del Infoca, Juan Sánchez.

Unas 2.100 personas fueron evacuadas durante la noche, y otras 200 por la mañana

Apenas una hora después de su inicio, el Dispositivo para la Prevención y Extinción de Incendios Forestales de Andalucía (Infoca) declaraba el Nivel 1 de emergencias y comenzaban las evacuaciones: hoteles, el parador nacional, urbanizaciones, campings repletos de veraneantes, poblados chabolistas de inmigrantes que trabajan en la fresa. 

Unas 2.100 personas fueron desalojadas durante la noche, y otras 200 por la mañana.

Llamas del incendio que obligó a desalojar a más de 2.000 personas. Foto: efe

La mayoría de ellas acudió a refugiarse a casa de familiares o a sus propias viviendas. Los menos afortunados, unos 750, tuvieron que ser realojados en instalaciones deportivas y municipales en localidades cercanas de forma preventiva, aunque varias familias vieron las llamas en las mismas puertas de su casa, que abandonaron precipitadamente. También se vieron afectadas tres carreteras comarcales, que quedaron cortadas por precaución aunque se podían ver llamas a un lado y otro de la calzada.
Fue entonces cuando empezaron los momentos de nerviosismo. En la cabeza de muchos rondaban las escenas de la reciente tragedia de Portugal, y rechazaron meterse en la carretera para no quedar atrapados, refugiándose en la playa para escapar de las llamas. La generosidad de los vecinos funcionó, y hubo quien cedió su cama a los pequeños, o quien repartía botellas de agua, mantas e incluso toallas empapadas para facilitar la respiración a los que estaban en la calle.

Dos focos activos

Con las primeras luces, empezaron a llegar los medios aéreos. Hasta 26 aviones, helicópteros e hidroaviones estuvieron durante toda la jornada de ayer intentando sofocar las llamas y luchando contra continuos cambios de viento que han avivado el fuego, especialmente a mediodía. A última hora de la noche aún había dos focos activos, y se mantenían cortadas al tráfico tres carreteras. El consejero de Medio Ambiente, José Fiscal, explicó que uno de los focos que más preocupa, el que tiene dirección a Matalascañas, se había frenado y se estaba actuando en la zona «para tratar de estabilizarlo al máximo», lo que podría permitir abrir la carretera entre ese núcleo costero y Mazagón. «Parece que hay un escenario más esperanzador», aseguró el consejero. 

Temas

Comentarios

Lea También